Paraguay retrocede en clasificación mundial de libertad de expresión, según RSF

Resaltaron casos de periodistas paraguayos asesinados en informe 2013 de Reporteros Sin Fronteras (RSF). Aseguran que las elecciones nacionales estuvieron marcadas por amenazas a periodistas.

Marcelino Vázquez, director asesinado de FM Sin Fronteras, junto a su esposa. Foto: Diego Lozano/ El nordestino.

Paraguay cayó 13 puestos en la clasificación mundial de la libertad de prensa, según la ONG Reporteros Sin Fronteras. Fue posicionado en el puesto 105 de 180 países. En 2012 se encontraba en el puesto 91.

Los países mejor posicionados son del norte de Europa, Finlandia (1), Países Bajos (2), Noruega (3), mientras Eritea (180), Corea del Norte (179), Turkmenistán (178), son los peor calificados.

Paraguay

En Paraguay, “dos asesinatos de periodistas y la campaña de las elecciones generales, efectuadas en abril, y en las que Horacio Cartes resultó vencedor a la presidencia, marcaron la actualidad contra la libertad de información durante 2013”, según la organización internacional Reporteros Sin Fronteras.

“La campaña estuvo marcada por amenazas e intimidaciones a los periodistas, así como por una serie de revelaciones sobre los presuntos vínculos entre ciertos políticos y el crimen organizado”, expresaron en el capítulo referente a Paraguay. ubicado en el puesto 91 de 179 países monitoreados.

El informe recuerda que días antes de los comicios, el periodista Aníbal Gómez Caballero recibió mensajes con amenazas en su móvil mientras dirigía un debate entre los candidatos transmitido por el canal de cable Gosi Telenorte.

También Cándido Figueredo, corresponsal del diario nacional ABC Color, en Pedro Juan Caballero, recibió amenazas de muerte en su móvil. El periodista goza actualmente de protección: una escolta de cuatro policías.

Asesinatos

En febrero de 2013 fue asesinado con varios tiros Marcelino Vázquez, director de Sin Fronteras 98.5 FM, en una calle de Pedro Juan Caballero (Amambay). Esta zona de cultivo de marihuana, conocida por su peligrosidad, también es uno de los principales puntos de entrada para el tráfico de drogas con destino a países del Cono Sur, expresan. “Los periodistas que trabajan allí se enfrentan a una amenaza permanente, al igual que sus colegas brasileños”.

En abril, un atentado le costó la vida a Carlos Artaza, fotógrafo de prensa que trabajaba para la Gobernación de Amambay.

 

Comentarios

Publicá tu comentario