Para solucionar problema del lago Ypacaraí hay que tratar los efluentes, ratifican expertos

Especialistas toman con cautela el anuncio del intendente de Ypacaraí, Ramón Zubizarreta, de que las aguas del lago serían aptas para el baño en un plazo de dos semanas a un mes.

Especialistas señalan que la única solución para el lago Ypacaraí es que los desechos cloacales e industriales sean tratados antes del vertido. Foto: Conaderna.gov.py.

El anuncio hecho por el intendente de San Bernardino, Ramón Zubizarreta, de que en dos semanas o un mes las aguas del lago Ypacaraí serían aptas para el baño ha sido tomado con reserva por expertos y ambientalistas, quienes sostienen que el problema continuará mientras no se frene la contaminación que proviene de la cuenca.

Incluso las propias declaraciones del intendente Zubizarreta fueron en cierto sentido cautelosas, ya que admitió que los controles que se realizan para impedir los vertidos directos al lago no son suficientes y que, además, no se ha hecho nada para tratar los efluentes que vienen de la cuenca. “Hay un control, no el ideal. Pero trabajo sobre el agua de los arroyos que llegan al lago no se hizo nada”, admitió Zubizarreta en un contacto con la 780 AM.

Aunque luego, al ser insistido sobre si las aguas serían aptas para el baño en el plazo de un mes, expresó: “Yo creo que sí. Y te digo más. Yo creo que estas aguas recreacionales ya se podría permitir en las condiciones en que está. Está a menos de 20.000 (el nivel de) las cianobacterias. La alerta empieza desde 20 mil para arriba». También reconoció que el optimismo está forzado por factores económicos, ya que los ingresos del municipio dependen del turismo veraniego.

“Nosotros vivimos de eso. No tenemos ninguna otra opción que no sea la parte turística y de servicios”, afirmó Zubizarreta.

Tratamiento de los desechos

Consultado al respecto, el catedrático de la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), Benjamín Grassi, prefirió señalar que la solución radica en frenar la contaminación de la cuenca del Ypacaraí, origen de la grave polución de lago. Por ello expresó reservas ante los anuncios de las autoridades de que el problema se resolvería en un mes.

“Habrá que esperar qué resultados ofrecen las tecnologías que se están utilizando para recuperar las aguas, pero nuestro proyecto señala que la solución es tratar los desechos antes de verterlos al lago. La contaminación urbana debe ser suprimida”, aseveró.

Luego añadió que “ahora estamos conformando una mesa técnica con la Comisión Nacional de Defensa de los Recursos Naturales (Conaderna), la Secretaría del Ambiente (Seam) y los consejos de agua barriales para recuperar el lago. El problema es que los desechos cloacales e industriales no son tratados ante de ser vertidos al lago. A esto se agrega que varios efluentes llegan también con agroquímicos que son utilizados en los cultivos transgénicos así como los desechos de la ganadería. Hay que establecer una red de control que dé asidero científico a las soluciones que se emprendan. También debe existir una alerta temprana de contaminación”.

La ruta que une San Bernardino y Luque está desagotando el lago, alertó el director de ciencias atmosféricas de la UNA, Benjamín Grassi. Foto: Aldo Méndez.

También le consultamos sobre el llamativo descenso de las aguas, hecho que atribuyó a la ruta que une San Bernardino y Luque. “El lago se está desagotando ya que la ruta obstruye los cursos afluentes”, dijo el director de ciencias atmosféricas de la UNA.

Aguas de color chocolate

Por su parte, Aldo Méndez, de la organización ecologista Taguató y sobre quien pesa una demanda por difamación entablada por el intendente Zubizarreta a raíz de las denuncias medioambientales, también estimó que el repentino triunfalismo de las autoridades sobre la situación del lago se basa solo en el interés de salvar la temporada turística.

“Es una estrategia para salvar el verano en lo económico, ya que el municipio depende del turismo relacionado al lago. Es irresponsable asegurar la supuesta recuperación sin un estudio. Hay que parar la contaminación de los arroyos afluentes. El problema es cada vez peor. Hay partes en que el agua es de color chocolate de tan turbia por la cantidad de materia orgánica que tiene. En realidad la floración de cianobacterias es cada vez mayor”, aseguró.

Méndez también señaló “que el lago está bajando anormalmente. Tanto que unas piedras que se habían puesto como gaviones en 1996 por la baja del lago ahora son visibles”.

Una cloaca

Las propias expresiones de los expertos que están realizando las labores de limpieza evidencian que la solución será un proceso largo que no se acabará con limpiar el espejo de agua durante un mes simplemente para salvar la temporada veraniega.

“Esto no es lago, sino cloaca. Hay demasiado sedimento, no sabemos cuánta es la cantidad, pero lo que nosotros estamos sacando para testar no tiene fin», expresó el pasado lunes Fabián Oh, traductor de los especialistas, Dae Hwan Ryu y Gui Yang Oh, citado por el diario Última Hora.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.