Para la privatización la orden superior es golpear a mujeres, niñas y niños primero

Homenaje a las víctimas de la represión policial del lunes pasado, en la cual oficiales de la policía castigaron brutal y especialmente a mujeres luego de la manifestación en contra de la Ley de Alianza Público Privada.

Dedicado a Maru, Natalia, Sair, Sandrita, Cira, Mabel, Paulo y a los demás heridos y heridas que no conozco este humilde homenaje.

Policía montada, reprimiendo a mujeres. Foto de Marcelo Mercado.

Estimado lector, apreciada lectora. Yo escribo algo parecido a la poesía pero hoy no escribiré poesía. Pero si escribiese poesía le escribiría a unas mujeres que vi en la movilización de antes de ayer. Por favor estimado lector, apreciada lectora, dese un tiempo breve y fugaz como la democracia en Paraguay, y lea lo que necesito decirle, en serio, dese tiempo si puede.

No podré dormir si no lo digo, lo tengo atorado como un nudo en el corazón. Analizando el discurso de los medios masivos de desinformación, podemos entender que la prensa presenta un libreto que puede leerse de la siguiente forma: vigilar, castigar y criminalizar al movimiento social. Analizando el discurso de la prensa paraguaya uno puede vaticinar lo que sucederá y generalmente sucede, por eso ahora le escribo lo que le escribo, es por rabia, y es por ética, tengo que contarle.

El discurso habla de seguridad y privatización. Dejemos eso de lado un momento, para ver su efecto. El país tiene policías y militares. Ellos siempre dicen que no son deliberantes, que solo reciben órdenes superiores. Sabemos que hay muchísima formación norteamericana, muchísima formación israelí. Todos  y todas los lectores, y lectoras, hemos leído en la prensa paraguaya sobre sus famosos cursos. Es fácil saber un poco más de la formación norteamericana e israelí está en la página del ministerio del interior, y suele filtrarse en nuestra prensa vende patria informes presentando a esta formación como una formación de primer nivel.

En síntesis, lo que dice la prensa es que se formaron mucho los muchachos de la policía nacional y la noche de anteayer fue su prueba de fuego, la primera movilización grande ante la ciudadanía luego de las elecciones. Sí,  era como un examen, los muchachos tenían que mostrar lo que aprendieron. Lo que hoy escribo está prohibido decir pero muchos estamos hartos. Ante ayer fue un importante examen para la policía nacional, era como el clásico Olimpia Cerro, ciudadanía versus intereses de la clase política neoliberal. Ah, le adelanto la nota: el comandante felicitó a sus fuerzas por el buen desempeño.

Mabel Candia fue acorralada por los efectivos de la Montada, quienes la golpearon a pesar de estar tendida ya en el suelo.

Le explico, cuando se aprobó la Alianza Público Privada en ese mismo instante cuando los diputados dijeron a los cuatro puntos cardinales: ¡ya votamos Paraguay for sale!,  la policía lo que hizo fue disparar contra la gente en la plaza. Fue al minuto. Eran miles de personas las que se movilizaron a nivel nacional, y estábamos un grupo muy importante de gente en la plaza cuando los diputados se sumaron a la rifa del país.

¿Cuál fue la novedad que presentaron nuestros formadísimos policías? ¿Qué hicieron nuestros formadísimos policías?, Porque estaban ahí, segurísimo, los mejores de los mejores. ¿Y qué hicieron?

Les cuento. Generalmente los policías entraban y violentaban a los que estaban en frente de las manifestaciones, y los que estaban detrás huían. Esa fue una de las pruebas del examen de ayer,  y estudiaron los muchachos. Ah, qué hicieron, hicieron lo siguiente, violentaron a los que estaban en frente como siempre, pero también a los que estaban en el medio y en el fondo en el mismo instante.

O sea,  tiraron gases lacrimógenos a los que estaban en frente, a los que estaban en el medio de la plaza y en el fondo de la plaza. Esto lo hicieron así porque  cercaron la plaza como si fuese una tenaza. Y se dedicaron a pegar y llenar de gas lacrimógeno en especial a mujeres. Fue una de las escenas más violentas que se pueda ver, más que nada por el símbolo. El interés desde una mirada de psicología social podríamos decir, el interés era de generar miedo, mejor dicho pánico. Tipo diciendo, cuando tenían todas las respuestas, les cambiamos las preguntas.

Entonces en el discurso policial podemos escuchar, «nosotros no somos deliberantes, recibimos órdenes superiores». Y bueno, hasta acá, ahora, como ciudadano no sé qué decir.

Mabel, no sé qué decirte, no sé cómo explicarte lo que dice tu piel, tu hermosa piel, es claro y duro, te pegaron con látigo porque sos una ciudadana que con todo tu derecho constitucional fuiste a la plaza a decir no a la privatización de todo. Mabel, sé que te pasas el día laburando, y estudiás trabajo social, y para más te dedicás al teatro, y te pegaron los tipos estos porque sos mujer, y porque estás contra la privatización.

Cira Novara, una de las manifestantes que fue reprimida por la policía. Foto de Rocío Céspedes.

Cira, tampoco sé que decirte, ni sé cómo describir lo que  tu mano ensangrentada dice. Cada gota de sangre que te hizo correr la policía, y oculta la prensa, dice mucho. Te pegaron especialmente porque sos mujer, porque sos madre trabajadora, porque siempre estuviste en las marchas ejerciendo tu derecho ciudadano, te lastimaron tan mal la muñeca. Sos una mujer luchadora, y recibieron  los policías la orden superior de golpear mujeres.

Natalia, Sandrita y Sair, tampoco sé que decirle a ustedes, son estudiantes batalladoras, estudian psicología social, y trabajan, y tienen familia, y aman y luchan, y fueron como ciudadanas ejerciendo su derecho constitucional a decir no estamos de acuerdo con la Alianza Público Privada, ejercieron su derecho humano de expresarse políticamente, y los policías recibieron la orden superior de tirar gases lacrimógenos y jugarles mal, especialmente a ustedes, mujeres ciudadanas, especialmente a mujeres. Sí, los hechos lo demuestran. Yo sé lo terrible que es el gas, lo ví en sus ojos, lo vi en su piel. A Natalia, estudiante de la UCA también la golpearon. Natalia estudia en la UCA, Sair es artista, Sandrita psicóloga, evidentemente son un peligro, personas con criterio propio en un país donde el criterio también debe ser privatizado.

Maru, como a todas las demás mujeres citadas no sé qué decirte, viniste de muy lejos a estudiar en Asunción, trabajás todo el día, para más estás afiliada a un sindicato de educadores populares,  luego del trabajo, te vas a los apurones a estudiar, y me parece todo un absurdo. Yo te he visto en tantas marchas, y sos tan joven y hermosa como tus compañeras que también fueron brutalmente golpeadas con látigos, o gas lacrimógeno. Maru, los balines que recibiste en la altura del pecho, según cuentan, están absolutamente prohibidos en el protocolo policial, supuestamente tienen que ser primeramente a la altura de  las piernas como elementos intimidatorios. Te rociaron de gas lacrimógeno, te dispararon en la parte alta del cuerpo, y te dispararon balines porque sos mujer, y ya estabas cerca del Panteón de los Héroes, lejísimo ya. Los de la montada te dispararon porque sos mujer, y porque esa fue la orden superior.

Maru Galeano, recuperándose en Emergencias Médicas, además de los gases lacrimógenos recibió 4 impactos de balines de goma y golpes en todo el cuerpo. Foto de la Cigarrapy

Así es Natalia, Sandrita, Sair, Maru, Cira, y Mabel, no sé qué decirles, y cuando no sé que decirle a una mujer me siento como superado, y si no escribo algo, puedo morir. Ustedes son mis musas hoy, pero hoy no sé cómo escribirles. Es tanta la violencia, y tanto el absurdo planificado para el Paraguay.

Ustedes son unas hermosas mujeres paraguayas, todas herederas de la gran lucha de miles de mujeres en nuestra historia, y ustedes fueron a ejercer su derecho ciudadano y fueron golpeadas por la policía nacional, por orden superior.

Paulo López periodista del E’a, sufrió una herida de balín de goma mientras realizaba la cobertura. Foto de Rocío Céspedes.

Y a todo esto se suma Paulo, uno de los tipos más inteligentes que conozco, incluso ganó concursos nacionales sobre su rama, el periodismo y el ensayo.

Paulo la sangre que brotaba de tu pecho es porque sos un periodista de un medio alternativo de izquierda y estabas sacando fotos. ¿Será que los israelíes y los norteamericanos explicaron a los aplicados policías que tu cámara fotográfica es un arma peligrosa porque una sola imagen puede transmitir que en realidad este país está siendo rifado? Tu arma peligrosa fue tu cámara, por eso te hicieron lo que te hicieron,  porque estabas presentando otro tipo de información y tenían que censurarte.

Paulo y estas hermosas mujeres que he citado, son unos cuantos de los tantos heridos. En realidad solo se trata de los heridos que vi. Por ejemplo, también me contaron de una mujer que hasta ahora no sé su nombre, que fue acorralada por dos policías que le pegaron con saña. También me contaron que varios muchachos  fueron golpeados. Pero todos coinciden que las que más fueron golpeadas fueron las mujeres. Ahora me pregunto, te pregunto lector, lectora, ¿Por qué fueron en su gran mayoría mujeres? ¿Por qué dispararon gases lacrimógenos en especial a las ciudadanas que estaban en el medio y en el fondo de la plaza?

Como dije, si le pregunto a un policía me dirá que ellos no son deliberantes, que reciben órdenes superiores ¿Por qué fue una orden superior como esta? ¿Disparar contra personas que en su gran mayoría solo huían de la violencia policial? ¿Qué le enseñaron los israelíes y los norteamericanos a los policías? ¿Cuál es la orden superior? ¿Golpear a mujeres, niñas y niños primero? Por suerte los niños y las niñas fueron bien cuidados, y pudieron huir a tiempo acompañados por sus madres y padres.

¡Imagínese! ¡Que cobarde nuestra policía, o mejor dicho, qué cobardes los que hacen las órdenes superiores!

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.