Para Pedro Fadul el hambre es una “bola politiquera”

El dos veces candidato presidencial por el Partido Patria Querida (PPQ), Pedro Fadul, realizó ayer polémicas declaraciones en su cuenta de Facebook al calificar al hambre de “bola politiquera”.

Pedro Fadul dijo que a raíz de la ignorancia hay malnutrición. En la imagen, compartiendo una parrillada en un campamento realizado en un recorrido de reconocimiento de la ruta del rally del Chaco: Facebook.

Fadul dijo además que, a raíz de la ignorancia, muchos pobres comen más incluso que las personas adineradas, pero comen mal, por lo que el verdadero problema, a su juicio, es la malnutrición y la obesidad.

“¿Programa ‘hambre cero’ en Paraguay?! ¡Pero por favor amigos! En Paraguay NO HAY HAMBRE! ¡Basta de semejante bola politiquera! ¡Está muy gastada y además es mentira! En Paraguay lo que tenemos es IGNORANCIA, y la consecuencia de la ignorancia, entre muchas otras, NO es el hambre sino la malnutrición. Los mas pobres comen todo el tiempo. Les diría que incluso comen más que muchas personas adineradas, pero comen mucho y mal, al punto, que entre otros efectos, hoy, la obesidad (en sus distintos grados) es un problema, muchísimo mas extendido que el hambre”, escribió Fadul en su muro de la red social.

Luego de la reacción generada, más en contra que a favor, se autocongratuló diciendo que admira a quienes contradicen “mentiras” de la cultura popular que nos mantiene en el atraso. “Yo admiro a las personas que se animan a contradecir algunas creencias populares, que, justamente, por vigentes y extendidas, y nunca cuestionadas, nos mantienen eternamente en el atraso y la ignorancia, y se animan a expresarlo directa y claramente, y no a aquellos, que complacientes y oportunistas, consciente o inconscientemente, se suben a la ola de paradigmas y mentiras enclavadas en la cultura popular, para así congraciarse guaú con algunos, o ganarse la simpatía o el voto de unos cuantos”.

Para Fadul estos niños en situación de calle no tienen hambre. Foto: edimedios.

Las expresiones de Fadul contradicen no solamente creencias populares, sino el paisaje que se ve a diario en las calles de muchos puntos del país, principalmente en Asunción, donde se observa un creciente número de niños y adultos que viven en las calles. Según datos oficiales de la propia Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos (DGEEC), el hambre es un hecho que castiga a casi el 20% de la población, que es la franja correspondiente a los pobres extremos.

Un informe presentado por Paraguay a las Naciones Unidas en el marco de los Objetivos del Milenio, reconoce que, a pesar del crecimiento económico, la pobreza extrema se mantuvo estable indicándose como los principales factores la elevación de los precios de alimentos y la grave desigualdad.

La pobreza extrema se ha mantenido cerca del 20% en los últimos años, según un informe presentado por Paraguay a las Naciones Unidas.

“El crecimiento económico de cerca de 15% del año 2010 permitió reducir la pobreza absoluta en Paraguay por 3er. año consecutivo, sin embargo, la pobreza extrema se mantuvo estable. Un examen pormenorizado de la situación de Paraguay nos aclara que no solo la elevación progresiva de los precios de los alimentos, principal componente de la canasta de los pobres extremos, ha revertido los avances logrados en materia del porcentaje de indigentes, sino además que el problema central constituye la grave desigualdad en la distribución de los activos e ingresos”, refiere el informe presentado en noviembre de 2011.

De hecho, este aumento del precio de los alimentos responde a un doble mecanismo registrado en el Paraguay a raíz del avance del agronegocio. En primer lugar, la gran exportación de carne (con el encarecimiento de los precios del mercado interno) y el avance del monocultivo, que se expanden en perjuicio de rubros básicos de la canasta familiar, por lo que la importación de alimentos va en progresivo aumento. Estudiosos del tema señalan que la fórmula del hambre en Paraguay se basa en la exportación de commodities y la importación de alimentos.

Por ejemplo, en 2010, el 99,2% (más de un 1.490.000 bovinos) de la carne faenada en frigoríficos fue al exterior, en tanto que el 0,77% (11.622 reses) fue para el mercado interno. Además, en 2008 se importaron 700 toneladas de cereales y para 2010 dicha cantidad ascendió a 1.029 toneladas. Esta misma tendencia se verificó, para el mismo periodo de tiempo, con los cítricos (6.086-28.010), las frutas (2.802-9.011), las hortalizas (12.293-51.131) y las legumbres (36-152), según datos sintetizados por el profesor Ramón Corvalán a partir de informaciones oficiales e investigaciones de distintas instituciones que estudian la problemática rural como Base IS.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.