País de contradicciones

Sobre el hecho de hacer cumplir la ley sobre lo que está fuera de la ley.

Imagen de Curuguaty durante el viernes 15 de junio de 2012. Fotografía: Ñanduti.

Pensar que todo este espiral se origina en una orden de desolojo a campesinos sin tierra, de tierras malhabidas del testaferro estronista Blas N. Riquelme.

Se hace cumplir la ley sobre lo que está fuera de la ley. El parlamento y los jueces de la corte suprema se rasgan las vestiduras de dolor y aprovechan de paso para hacer sus maniobras políticas, mientras la sangre de casi 20 personas muertas todavía está fresca en Curuguaty.

El problema de las tierras ilegales tiene su principal traba en el parlamento –del cual Blas N. fue hombre fuerte– y en la justicia.

Ambas instituciones reclaman ahora que se haga justicia. Todo esto ante el total silencio del Ejecutivo, que está más apurado por los problemas de los nacidos que de los muertos.

Alrededor del 90% de la tierra del Paraguay está en pocas manos privadas. De estas, gran parte fueron adquiridas ilegalmente durante el régimen estronista. Más de un centenar de campesinos ya ha muerto en la lucha por la recuperación de las mismas desde el 89 hasta hoy.

Mientras no se asuma políticamente el tema de las tierras malhabidas y la recuperación de las mismas, estos episodios seguirán sucediendo, y más policías y campesinos seguirán muriendo.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.