Pa’i Oliva, “un hombre imprescindible”

¡Que se vayan todos!” termina pidiendo Pa`i Oliva y recibe aplausos del público reunido en el auditorio del Centro Cultural Juan de Salazar. Esto, porque entiende que los actores políticos que deja el escenario post enmienda es decepcionante.

Concluye así una reflexión sobre este último período histórico que lo tiene como protagonista desde 1996, cuando puede regresar al país después de haber sido expulsado en 1974 por la dictadura stronista.

La transición está terminada”, dice, aún abrigando esperanzas, dando testimonio, pidiendo insistir en la unidad del espacio progresista.

Fue durante el acto de presentación del libro que condensa una larga entrevista concedida por el sacerdote a la dramaturga y periodista Raquel Rojas: Pa í Oliva: un testimonio paraguayo, se llama la obra impresa por editorial Arandurá.

Bartomeu Meliá recordó la marcha honesta de su colega por la academia, las calles, la acción pública y religiosa. También tuvo un especial señalamiento sobre la situación de Itakyry, donde la prepotencia sojera con sus paramilitares desalojó a una comunidad indígena. «Es inconstitucional el arrendamiento de esas tierras», recordó.

Cayetano Quatrocchi, en nombre de la editorial, ratificó su compromiso con la tarea de dejar impreso el testimonio de quienes aportaron vida valiosa a la intención de un país que alcance la justicia social.

Rojas dijo que Oliva cambió su vida, le abrió los ojos a la crítica social, a la acción. Así lo contó en su cuenta de Facebook: “Gracias a todos los amigos que hicieron con la luna llena del 10 de mayo una noche magica, inolvidable para homenajear a un hombre imprescindible como es el Pa’i Oliva. Estuvieron colmando el Salazar hasta con gente parada compañeros y amigos de varias generaciones de lucha y resistencia confirmandonos «que nosotros los de entonces si somos los mismos «

Gracias a mis compañeros que hicieron el evento que fue una gestion cultural por la memoria y la amistad .

Un capitulo aparte, además del acento de Bartomeu Meliá sobre la condición de los pueblos indígenas y las mentiras, fué el de Ricardo Flecha que eligió un repertorio de Carlos Mejia Godoy que animaba las misas de Oliva en las campiñas nicaraguenses donde también estuve con él. Nos emociono y llego al alma”.

CaminantePai Oliva_Raquel Rojas

En la introducción, Raquel nos cuenta que la obra “es una síntesis ejemplar del sacerdote comprometido con su fe y su rol evangelizador sin olvidar, en ningún momento, su condición de hombre que lucha por el cambio, al lado de quienes le toca caminar”.

En la obra se abordan los pasajes más importantes de la vida del cura jesuita Francisco de Paula Oliva. Su exilio en Argentina, en Nicaragua y en Huelva durante la dictadura stronista (1954-1989). Recrea su retorno, su compromiso consagrado con el Bañado Sur, su protagonismo en el Marzo paraguayo (crisis política de 1999) y en la resistencia contra la masacre de Curuguaty y el golpe de Estado en 2012.

Fueron conversaciones intensas, coloquiales, amable, amigables. Sin embargo, cuando las concluí comprendí que me faltó aún más adentrarme en su vida, para penetrar y detallar, descifrar y comprender sus gustos, miedos, satisfacciones, angustias, zozobras, amores, anécdotas y alegrías de este hombre, maestro y amigo, quien con su ejemplo nos ha enseñado a luchar toda la vida, por lo que es para nosotros: un hombre imprescindible”, nos cuenta Rojas.

Comentarios

Publicá tu comentario