P-MAS: «condena decidida de la violencia»

El P-MAS estima contraproducente y sumamente peligrosa el uso de la violencia para las reivindicaciones sociales.

Ante los hechos acontecidos en Curuguaty, el Partido del Movimiento al Socialismo (P-MAS) afirmó por medio de un comunicado que el proceso de construcción un Estado Social de Derecho, que avanza desde 1989, tiene todavía sus falencias y sus limitaciones. «Sabemos también, y lamentamos, que este aún no está en condiciones de absorber y canalizar todas las numerosas y urgentes demandas sociales de los sectores populares».

«Sin embargo, como Partido, consideramos que estas limitaciones no son de ningún modo un argumento válido para justificar su quiebre con hechos de violencia. El P-MAS, reconociendo la legitimidad de las reivindicaciones históricas del campesinado, no puede sino rechazar la vía de la violencia para conquistarlas, pues además de estimarla contraproducente y sumamente peligrosa, no aporta a la construcción de una sociedad más justa, equitativa y democrática».

Por otra parte expresaron también que «si nos sentimos compañeros de causa con las grandes mayorías, debemos tener más que presente el que el emplear los mismos métodos violentos que aquellos que por décadas segaron los sueños de libertad de todo un pueblo conlleva el temible riesgo de ir asumiendo de a poco su misma faz, de apropiarnos involuntariamente de su oscuro y nefasto rostro».

«Nuestro posicionamiento no puede ser sino el de una condena decidida de la violencia, venga esta de donde venga». «Si una propiedad especial tiene la violencia es la de engendrar más violencia. Y no solo eso, sino también la de intensificarla y extenderla. Los que queremos un nuevo Paraguay, un Paraguay sin sangre derramada, no podemos sino rechazar vehemente cualquier recurso a la violencia, venga de donde venga», comunicaron.

 

Comentarios

Publicá tu comentario