Oscuros antecedentes de policías que encabezan la «lucha» contra el EPP

El comandante Francisco Alvarenga fue señalado por robo de armas y de dar una instrucción de desistir en una operación contra el grupo armado. En tanto, el comisario Antonio Gamarra fue acusado de secuestros, torturas e incluso de asesinato de dirigentes campesinos. 

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, toma juramento al comandante de la Policía Nacional, Francisco Alvarenga. Foto: Facebook.

Altos mandos policiales que encabezan los operativos contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) han sido objeto de distintos tipos de denuncias incluso de parte de sus subordinados, que incluyen robo de armas, orden de desistir en una operación contra la banda, y hasta secuestro y torturas.

Con respecto al comandante de la Policía Nacional, Francisco Alvarenga, un suboficial que fue dado de baja, según manifestó, por una denuncia hecha contra el excomandante Humberto Núñez, dijo incluso categóricamente:  “Cómo voy a encuadrarme a un sujeto, a un delincuente”, por su supuesta implicancia en el robo de armas de la policía.

En una comunicación mantenida ayer con radio Ñandutí, una persona que se identificó como el suboficial (SR) Santiago Montanía señaló: “Le quiero denunciar a este nuevo comandante de la Policía Nacional, fue nombrado hace poco. Este señor había robado con un grupo de policías más de 560 pistolas y luego la señora de uno de los policías denunció a la fiscalía de Pedro Juan Caballero y se le detuvo al marido de la señora de nuestro camarada, que era un tal Amarilla, suboficial de la policía. Y ese suboficial entregó su arma en la guardia al entrar como arrestado. Y este comisario, subcomisario cuando era, este nuevo comandante entró junto a él y luego de poco dijeron que se suicidó. Y justamente eso consta en la fiscalía acá de Pedro Juan Caballero en el año 91 a 92 si no me equivoco, señor”.

Al ser consultado sobre si se refería al comandante Francisco Alvarenga, respondió: “Asimismo, es abogado, un tipo muy inteligente, pero también es de todo, es un tipo muy peligroso (…). Y justamente quería hablar con el señor presidente Horacio Cartes. Él me conoce, yo trabajé con él en Fortuna Guasu cuando se le robó su ganado. No podía hacer cuando eso nada, le agarré al delincuente pero no le recuperé su ganado porque eran nuestros superiores luego el que robaban el ganado. Ahora es imposible hablar con el presidente otra vez voy a quedarme en mi canto”.

En línea con las versiones sobre la existencia de grupos armados entrenados e integrados por policías que asesinan a sueldo a servicio de los ganaderos, el denunciante confirmó que “tenemos que hacer justicia acá en propia mano. Cómo voy a encuadrarme a un sujeto, a un delincuente. Es mejor que me quede a trabajar en mi canto. Acá estoy trabajando en Pedro Juan Caballero de tipo caza recompensas, acá nosotros estamos actuando estilo tipo oeste (…)”.

Asimismo, a principios de esta semana, un policía que se presentó como integrante del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de Ciudad del Este, acusó a Alvarenga en un contacto con radio Cardinal de dar una orden de desistir en una operación contra el EPP cuando la escuadra policial ya tenía en la mira a supuestos integrantes del grupo.

“Le comento, señor, que tuvimos una incursión acá en el lugar y estoy indignado, señor, como uniformado, estoy indignado por el comandante que tengo, señor, por el comisario general director Alvarenga…. Soy del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de Ciudad del Este. Estoy indignado porque le teníamos rodeados a siete sujetos que tenían y portaban fusiles 762 automáticas y no nos dieron la instrucción de atacar a estos hombres (…).“Mi escuadrón estuvo a la mira punto cero para directamente matar ya a esta gente y recibimos instrucciones específicas por la radio del comandante en jefe de la Policía Nacional, director Alvarenga, dando una contraorden que no corresponde (…) No le puedo revelar el código utilizado, pero el código utilizado fue de desistir (…)”, había señalado el denunciante.

Secuestros y asesinatos

En tanto, el recién designado como director general del operativo contra el EPP, comisario Antonio Gamarra, fue identificado por Juan Arrom y Anuncio Martí como responsable del secuestro y tortura contra dichas personas, que a su vez fueron vinculadas al secuestro de María Edith Bordón de Debernardi. Gamarra fue sindicado de encabezar el equipo secuestrador y de tomar las decisiones sobre las torturas infligidas a los secuestrados.

El comisario Antonio Gamarra fue involucrado en el secuestro de Juan Arrom y Anuncio Martí. Foto: sanlorenzopy.com.

Asimismo, cuando ocurrió el asesinato del dirigente campesino Benjamín “Toto” Lezcano, en febrero pasado, el comisario principal Gamarra lanzó la hipótesis de que la víctima tenía conexiones con el EPP.

A su vez, desde un perfil de Facebook bajo el nombre de Anahí Rodríguez, desde donde se publican supuestos pronunciamientos del EPP, se acusó a Gamarra de ser responsable del asesinato de Lezcano: “Es bien conocida en Arroyito y en todas las comunidades concepcioneras de la muerte que venía ejecutando el Comisario Antonio Gamarra y sus matones uniformados en contra de los diríjentes de la Coordinadora Campesina Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia. El asesinato de Benjamín es el cumplimiento horrendo de esas amenazas”, decía el mensaje difundido por la red social.

Comentarios

Publicá tu comentario