Órgano estatal confirma que manifestantes y periodista fueron torturados por la policía

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes (MNP), organismo del Estado creado por la Ley 4288, señala en su informe que durante la protesta del 3 de enero contra la suba del pasaje se registraron casos de arrestos arbitrarios y tortura contra los manifestantes detenidos y el periodista de nuestro medio Paulo López. Advierte que estas violaciones de los derechos humanos pueden costar al Paraguay sanciones internacionales.

Paulo López, luego de ser sacado de la celda y derivado a otra sala ante la llegada de abogados y miembros del MNP.

El informe del organismo, firmado por los comisionados Stella Maris Cacace y Carlos Portillo, señala que se habrían cometido una serie de detenciones arbitrarias y sometido a apremios físicos a las personas detenidas en el contexto de la dispersión de una manifestación pública contra la suba del pasaje.

En principio resultaron detenidas 14 personas: Arnaldo Raúl Medina Pavón, Daniel Alfredo Castillo Álvarez, Felipe Santiago Bazán Martínez, Gustavo Darío Benítez Franco, Álvaro Romero Santacruz, Miguel Alexander Acosta Torres, Santiago Nicolás Morales Arce, Reinaldo Rafael Delfino, Miguel Matías Lobianco y Fabricio Arnella, Hernán Vera Novara, Orlando René Maidana Alcaraz, Licinio Esteban Alcaraz.

Posteriormente, el periodista de nuestro medio Paulo López fue detenido en la sede de la Comisaría Tercera en momentos en que aguardaba el informe policial y gestionaba entrevistar a los detenidos. También relata que los jefes policiales obstruyeron el trabajo de los miembros del MNP y cita al comisario Walter Vázquez. Este dijo a los comisionados que López fue detenido por “atropellar la guardia” e intentar ver a los detenidos.

La agresión se efectuó con golpes de puño, puntapiés, pisotones mientras se hallaba tendido en el piso, en diversas partes del cuerpo, además de un golpe en la nuca (con la culata de la escopeta, según manifestantes detenidos que observaron la agresión desde la celda) de parte del comisario Édgar Galeano, quien ordenó el arresto arbitrario y la sustracción de sus pertenencias. Permaneció incomunicado por unas dos horas y no se le permitió realizar ninguna llamada. Hasta ahora no le fueron devueltas al comunicador ni su cámara fotográfica ni la agenda.

Hernán Vera Novara, Fabricio Arnella, Miguel Lobiano (enfrente), Álvaro Santacruz y Licinio Alcaraz.

Entra las lesiones se citaron un derrame conjuntival (situación agravada de una irritación anterior), dolor en el ojo, momentos de visión borrosa y dolor de cabeza, una lesión en la parte anterior del cuello (producto de haber sido acogotado por el oficial segundo José Jiménez), lesiones con amoratamiento en el abdomen. Asimismo, se constató reacción afectiva de temor, de inseguridad y de excitación psíquica.

Portillo había expresado en una audiencia con el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) que aquel día había señalado a López que la policía lo iba a llevar a Emergencias Médicas, ante lo cual el comunicador respondió que no iría solo con la policía a ningún lugar.

Poco oportuna

El MNP califica la actuación del fiscal de derechos humanos Santiago González Bibolini como “poco oportuna”. Este privilegió la versión de los hechos de los funcionarios públicos pertenecientes a la Unidad Especializada en hechos punibles contra la seguridad y la convivencia entre las personas, que estaban tomando intervención en la causa abierta en contra de los manifestantes detenidos. Ni este funcionario ni el fiscal penal de la Unidad de hechos punibles contra la seguridad y convivencia entre las personas inspeccionaron a los detenidos, menos aún tomaron contacto con los ellos o les tomaron declaración. Ninguna causa penal fue abierta de oficio por la Unidad.

El oficial segundo José Jiménez fue el que acogotó de la garganta al comunicador.

Obstrucción

El MNP consigna que posteriormente se dirigieron a la Comisaría Segunda pero que los agentes no dejaron entrar a los mismos porque el fiscal Emilio Fuster estaba conversando con el comisario encargado de la misma y, posteriormente, con el de la Tercera, quien llegó minutos después.

“Se invocaron las facultades del MNP, luego de lo cual el comisario accedió a que el equipo ingrese a la celda, donde estaban los detenidos en condiciones de hacinamiento. La mayoría de los detenidos relataron haber sufrido golpes con cachiporra de madera en la calle y en la patrullera, además de golpes de puño y culatas de arma. Asimismo, relataron que durante el traslado a la Comisaría Tercera fueron amenazados de ser torturados, en algunos casos incluso diciéndoles que les iban a matar, comentarios humillantes (qué hambre que te tengo, sé dónde vivís y ya te vamos a encontrar, te vamos a matar hijo de puta). En el incidente en la calle y en la patrullera dos de ellos perdieron sus lentes. Ellos dicen que los agentes rompieron premeditadamente los mismos. Describieron, además, que le plantaron pruebas como balines y honditas», expresa el informe.

Licinio Alcaraz sufrió una lesión cerebral a raíz del brutal golpe en la cabeza que le aplicó la policía.

El detenido Fabricio Arnella pidió hablar con un abogado y no le permitieron. Debido a esto, el mismo reclamó sus derechos, por lo que le esposaron y lo encerraron con otro grupo de detenidos en la Tercera.

En conjunto los detenidos presentaban distintas lesiones como edemas, escoriaciones, dolores y temblores en los dedos índice de la mano derecha y muñecas marcadas por la presión de las esposas.

En estado más grave se encontraba Licinio Esteban Alcaraz, quien estaba tendido boca abajo en uno de los colchones en estado de coma. Presentaba una herida sangrante suturada en la cabeza y moretones en la espalda.

Los testimonios identifican a algunos de los policías agresores como Luis Fernando Barrios Sánchez, Raúl Medina Pavón, Jimmy Sosa, Juan Verdún, José Jiménez, Marcelo Méndez y el propio comisario Édgar Galeano.

El comisario Édgar Galeano, quien ordenó el arresto y participó de la agresión contra el cronista de nuestro medio.

De los 14 manifestantes detenidos cuatro fueron imputados y permanecen sujetos a un proceso por “perturbación de la paz pública y resistencia” con medidas cautelares alternativas a la prisión.

Los comisionados verificaron el libro de novedades de la guardia constatando que el mismo no tenía registrado el ingreso de las personas detenidas, lo cual propicia los abusos policiales.

“Las detenciones arbitrarias cometidas en este contexto son una circunstancia de privación de libertad que favorece la aplicación de tratos inhumanos o incluso torturas, porque una medida de tal injusticia e incorrección sólo puede ser impuesta mediante la violencia», enfatiza.

El mecanismo insta a abrir una investigación sobre la responsabilidad penal de los funcionarios identificados, por lo que las pruebas serán puestas a conocimiento del fiscal de la Unidad Especializada en Hechos Punibles contra los Derechos Humanos.

Señala que las autoridades responsables de la preservación del orden público deben tener presente que en caso de un presunto conflicto entre los derechos de reunión y de libertad de expresión y los derechos de circulación en el tránsito de terceras personas, deben priorizar la protección de aquellos que son más fundamentales de cara a una sociedad democrática.

El subcomisario Jimmy Sosa (con celular en mano) fue identificado plenamente como uno de los policías agresores.

“Suprimir el derecho de reunión y la libertad de expresión de los manifestantes, so pretexto de impedir la obstrucción de calles de la ciudad, no solamente es una grave negligencia en el correcto desempeño de la función policial que genera una circunstancia propiciadora de situaciones de violencia institucional; además es una grave violación a los derechos humanos que podría comprometer la responsabilidad internacional del Estado paraguayo”, concluye el MNP.

El informe del MNP señala que el comisario principal Walter Vázquez obstruyó la labor de los comisionados.

El oficial ayudante Marcelo Méndez consignó en el acta de procedimiento que recibió un golpe en la cabeza y brazo derecho de parte del periodista. Foto: cigarrapy.

 

Artículos relacionados: 

Periodista arrestado y torturado amplía denuncia por el secuestro de sus materiales de trabajo

Policía hostigó a periodistas que protestaron contra violaciones a la libertad de expresión

Codehupy presentó queja ante Naciones Unidas por detención y tortura a periodista de E’a


 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.