Organizaciones sociales marcharán masivamente sobre Asunción

Será este 25 y 26 de octubre, por la recuperación de tierras malhabidas, contra la corrupción y la impunidad.

Distintas organizaciones marcharan sobre Asunción.

La recientemente conformada Coordinadora por la Recuperación de Tierras Malhabidas decidió ayer, en su primera reunión, que la movilización de masas que venía planificando será en Asunción, durante los días 25 y 26 de octubre. Y con la posibilidad de extenderse por más días si existe necesidad.

El pasado 6 de octubre se creó este nuevo espacio, compuesto por organizaciones campesinas, indígenas, de sintechos, de centrales sindicales, partidos políticos de izquierda, organizaciones urbanas, asociaciones de vendedores ambulantes, colectivos culturales, movimientos estudiantiles y onegés de todo el país.

Estado de excepción y movilizaciones

La decisión de movilizarse para reclamar al Estado la agilización del esclarecimiento de la situación de ciertas tierras, como las de Ñacunday, ya estaba hecha de antemano. Ayer a la siesta sólo debía definirse si la medida de fuerza se hacía en la capital o en los departamentos.

Cuando tuvieron que definir la estrategia, tuvo peso sobre los dirigentes sociales que se haya declarado el estado de excepción en Concepción y San Pedro y la posibilidad de fricciones con las fuerzas policiales y militares en dicha región. Finalmente, pues, se eligió converger en la capital.

En el campo y la ciudad

La Coordinadora por la Recuperación de Tierras Malhabidas es uno de los espacios más importantes de unidad de acción de las organizaciones sociales, luego de las experiencias pasadas del Frente por la Soberanía y la Vida y el Congreso Popular del Pueblo.

La Comisión Verdad y Justicia, que investigó los crímenes de las dictadura stronista, identificó 7,8 millones de hectáreas de tierras malhabidas en la zona rural de Paraguay. Mientras que en las ciudades, se tiene identificadas una buena cantidad de predios, residencias y terrenos malhabidos, usurpados por jerarcas del régimen dictatorial para fijar sus residencias o instituciones del régimen como las seccionales coloradas.

El objetivo del nuevo frente multisectorial es ejercer presión sobre las instituciones estatales que deben encarar investigaciones y comenzar un proceso de judicializar la recuperación de los bienes malhabidos. Principalmente a partir de la oposición de sectores latifundistas al esclarecimiento de la situación de las tierras, aparentemente estatales, de Ñacunday, y la recuperación de lotes agrícolas en Antebi Cue.

Comentarios

Publicá tu comentario