Organizaciones reinvindican a los Mbya Guarani como propietarios comunitarios de Makutinga

Según Alter Vida la comunidad indígena se encuentra asentada en sus tierras ancestrales desde tiempos inmemoriales.

Sin embargo el título de propiedad lo detenta el Instituto Paraguayo del Indígena- INDI, el mismo se encuentra inscripto en la Dirección General de los Registros Públicos como Finca 632 del distrito de San Rafael del Paraná del departamento de Itapúa con una extensión de 763 hectáreas. Según el pronunciamiento firmado por Alter Vida, Almaciga, Acidi (a Asociación de Comunidades Indígenas de Itapúa) y la Asociación Tekoha Yma Jehe’a Pav.

Durante el mes de septiembre, el Señor Antoliano Sánchez, principal sospechoso de encabezar el atropello a la comunidad, interpuso un amparo contra varias personas de la comunidad y sus técnicos, solicitando al Poder Judicial permiso para el cultivo de soja en una supuesta tierra de su propiedad, dicha solicitud fue denegada por el Juzgado de Maria Auxiliadora y confirmado el fallo en la cámara de apelaciones de la ciudad de Encarnación, afirman las organizaciones.

Las organizaciones exigen el cumplimiento de las garantías constitucionales para los pueblos originarios

El pasado 26 de noviembre, Sánchez irrumpió en la comunidad Makutinga, el grupo conformado por policías y abogados violentaron el portón de acceso a la comunidad destruyendo las cadenas y el candado e ingresando agresivamente con sus maquinarias para dar inicio al cultivo de soja.

Ante esta situación, los indígenas solicitaron detener los trabajos agrícolas y exigieron a estas personas que se retiren de sus tierras. Pero la respuesta fue violenta, los invasores subieron a sus vehículos y persiguieron a los indígenas a fin de dispersarlos y atropellarlos. Cabe resaltar que los invasores contaban con armas de fuego, siendo el copiloto del vehículo el encargado de encañonar su arma hacia la humanidad de los pobladores, los indígenas sólo contaban con sus armas tradicionales y ceremoniales.

El líder y otros miembros de la comunidad se acercaron hasta la comisaría del distrito de San Rafael del Paraná para realizar la denuncia respectiva, y en conversación con el oficial de guardia se pudo constatar que no existió ninguna orden judicial para las acciones que realizaron dichas personas. Al mismo tiempo denunciaron la complicidad policial en el atropello a la propiedad comunitaria de los Mbya Guaraní.

Comentarios

Publicá tu comentario