Organizaciones paraguayas piden intervención de presidenta de Brasil en desalojo

Organizaciones sindicales, campesinas, de derechos humanos y políticas entregaron un petitorio en la embajada de Brasil en Asunción.

La carta, dirigida a la presidenta del Brasil, Dilma Roussef, manifiesta el repudio de las personas y las organizaciones firmantes “ante el desalojo violento del que han sido víctimas pobladores y pobladoras de Pinheirinho (San José dos Campos, Brasil).

La carta, dirigida a la presidenta del Brasil, Dilma Roussef, manifiesta el repudio de las personas y las organizaciones firmantes “ante el desalojo violento del que han sido víctimas pobladores y pobladoras de Pinheirinho (San José dos Campos, Brasil).

El desalojo fue ordenado por el gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, y el intendente de San José dos Campos, Eduardo Cury, y ejecutado por la Tropa de Choque de la Policía Militar de San Pablo el pasado 22 de enero del 2012.

“Como organizaciones del pueblo trabajador del Paraguay, lamentamos que la violencia y la criminalización fueran una vez más la respuesta de las autoridades a los problemas sociales como lo es la falta de tierra y la vivienda digna para las familias pobres”, dice la carta.

Denuncia también al Gobernador Alckmin, al Intendente Cury, ambos del PSDB, así como a la jueza Márcia Loureiro, como responsables directos de todos los abusos y atropellos de los que fueron víctimas los pobladores de Pinheirinho.

“Solicitamos –reclaman los firmantes de la carta– que el Gobierno Federal a su cargo intervenga y arbitre de manera diligente medidas concretas a favor de la comunidad de Pinheirinho, como ser la restitución de las familias a sus hogares y la consecuente expropiación del terreno en cuestión”.

“Como organizaciones del pueblo trabajador del Paraguay, lamentamos que la violencia y la criminalización fueran una vez más la respuesta de las autoridades a los problemas sociales como lo es la falta de tierra y la vivienda digna para las familias pobres”, dice la carta.

Los firmantes

El petitorio estaba firmado por la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), el Sindicato del CIPAE (Sitracipae), la Asociación de Organizaciones Comunitaria Chacarita, la Coordinadora de los Bañados de Asunción (COBAÑADOS), el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Sindicato de Trabajadores de SENAVITAT, el Sindicato del Club Centenario, la Liga Obrera Marítima del Paraguay (LOMP), el Sindicato de Cocineros Marítimos del Paraguay, el Sindicato de Estibadores Marítimos, la Coordinadora Regional de Agricultores de Itapúa (CRAI), la Asociación de Agricultores de Alto Paraná (ASAGRAPA), el Partido de los Trabajadores del Paraguay (PT) y el Servicio Paz y Justicia – Paraguay – SERPAJ-PY.

Pinheirinho es una comunidad ubicada en Sao José dos Campos, a 97 kilómetros de Sao Paulo, Brasil. Hace ocho años, más de 1.600 familias trabajadoras sin techo –unas nueve mil personas, de las cuales, 2.600 son niñas y niños–, ingresaron al predio y lo ocuparon para vivir.

Construyeron sus precarias casas e iniciaron un proceso de luchas para conseguir la legalización de la ocupación. Está considerada como la mayor ocupación urbana de América Latina.

La policía reprimió de forma indiscriminada y, durante la acción, muchos pobladores exhibían sus heridas causadas por los disparos de bala de goma. Hay infinidad de relatos de agresión policial contra ancianos, mujeres e incluso discapacitados físicos.

Innumerables madres denunciaron que fueron impedidas, por la policía, de recoger a sus hijos dentro de la ocupación.

La mano de la especulación inmobiliaria es la que está detrás del desalojo, dicen los firmantes. San José dos Campos es balcón de intensas inversiones inmobiliarias. En el último año, el sector logró exorbitantes ganancias. Hay mucha plata en circulación.

En nuestro país, el Partido de los Trabajadores fue el organizador de la acción que finalizó con la entrega dela carta al embajador de Brasil en Asunción, Eduardo dos Santos.

Comentarios

Publicá tu comentario