ONU analizará problemas de comunidades indígenas en el mundo

El Foro Permanente de Asuntos Indígenas de Naciones Unidas inicia hoy su décimo segunda sesión para analizar los problemas políticos, económicos, sociales y culturales que afectan a esas comunidades.

Fuente de Imagen: Prensa Latina

El programa de la cita anual de esa instancia creada en julio de 2000 por el Consejo Económico y Social de la ONU dedicará especial atención a la situación de esas poblaciones en el continente africano.

Los más de dos mil delegados de alrededor de un centenar de países también analizarán recomendaciones en materia de salud, educación y cultura y los vínculos entre el foro y el resto de organismos y agencias de la ONU. La reunión debe avanzar además en los preparativos para la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas en 2014 y el estado de aplicación de la Declaración de la ONU sobre los derechos de esos conglomerados.

Dentro de este último aspecto está la constante preocupación de ese sector poblacional en torno al impacto de las actividades de las empresas extractivas en tierras y territorios nativos.

El año que viene concluirá el Segundo Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, iniciado por la ONU en 2005. El primero cubrió el lapso 1995-2004.

El foro de la ONU se ocupa de los problemas de los indígenas en materia de desarrollo económico y social, la cultura, el medio ambiente, la educación, la salud y los derechos humanos.

Esa instancia está integrada por 16 expertos en la materia, ocho designados por los gobiernos y el resto por organizaciones indígenas regionales.

Por América Latina y el Caribe están Álvaro Esteban Pop (Guatemala), Bertie Xavier (Guyana), Myrna Cunningham (Nicaragua) y Saúl Vicente Vázquez (México).

La Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas fue aprobada en 2007 con los votos en contra de Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, países que más tarde se sumaron al documento.

El texto recoge el derecho de esos grupos a desarrollar y controlar las tierras, conservar y proteger el medio ambiente y la capacidad productiva del suelo, determinar el desarrollo en sus terrenos y mantener y resguardar su patrimonio cultural y conocimientos tradicionales.

Al mismo tiempo reafirma la necesidad de que los Estados reconozcan las leyes, tradiciones y costumbres de los nativos y sus sistemas de tenencia de la tierra.

Fuente: Prensa Latina

Comentarios

Publicá tu comentario