ONU a Israel: “Matar a niños mientras duermen es un motivo de vergüenza universal”

Tras el último ataque de Israel contra una escuela de la Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), su comisario general, Pierre Krähenbühl, publicó una declaración con una fuerte crítica. Aunque se trata de la sexta escuela de la UNRWA dañada por las fuerzas armadas de Israel, esta la primera vez que la agencia de la ONU responde con críticas.

La agencia de la ONU ha condenado el bombardeo: “La pasada noche, unos niños murieron mientras dormían junto a sus padres en el suelo de aulas declaradas refugios de la ONU en Gaza. Matar a niños mientas duermen es una afrenta contra todos nosotros y un motivo de vergüenza universal”. El texto denuncia “en los términos más firmes esta grave violación de las leyes internacionales por parte de las fuerzas israelíes”.

El comisario general de UNRWA en Jerusalén, Pierre Krähenbühl, expresó su “firme condena al bombardeo israelí al refugio” de Yabalia. En un mensaje publicado en Twitter, Krähenbühl dijo que le “faltan palabras para expresar” la “rabia y la indignación” tras este nuevo ataque. Es la segunda escuela de la ONU en la que Israel provoca una matanza desde el inicio de la ofensiva sobre Gaza, el pasado 8 de julio. Israel admitió haber bombardeado el colegio de Beit Hanún, el pasado jueves. Contra toda evidencia, el Ejército asegura que “estaba vacío”.

El patio y los pasillos encharcados de sangre de la escuela de Yabalia, así como diversos supervivientes, contaban otra historia: la ONU estaba preparando la evacuación de la escuela cuando Israel la bombardeó con varias granadas de mortero. Murieron 16 personas, entre ellas un bebé y varios niños.

Bombardeo

La ONU ha acusado este miércoles a Israel de haber perpetrado un nuevo ataque mortal contra uno de sus refugios para desplazados en Gaza. El bombardeo mató a al menos 19 personas, entre ellas seis niños y dos trabajadores de la agencia para los refugiados palestinos de la ONU, UNRWA. «El ataque es injustificable y requiere justicia», ha declarado el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon. El centro acogía a más de 3.200 palestinos en una de las escuelas que Naciones Unidas mantiene en el campo de refugiados de Yabalia, al norte de la Franja. El portavoz de las Fuerzas Armadas israelíes, el teniente coronel Peter Lerner, ha informado de que están “investigando” la matanza en la escuela de Yabalia.

Más de 500 familias creyeron que la bandera y las divisas de la ONU les resguardarían de los cañones y de la aviación israelíes. Antes del amanecer del miércoles, al menos tres proyectiles golpearon el área. Destruyeron un aula atestada de gente, los servicios y un pequeño parque adyacente donde los desplazados palestinos dejaron más de una docena de mulas y burros. Sus cadáveres destripados señalaban la entrada al recinto, claramente marcada con los colores de Naciones Unidas. Otros portavoces admiten que las fuerzas israelíes dispararon en la zona, “en respuesta” a presuntos ataques desde las “proximidades” de la escuela. Ya han muerto 1.240 palestinos en más de tres semanas de guerra.

Ataque en mercado

Además, hoy se informó de un nuevo ataque que dejó al menos 17 palestinos han muerto y más de un centenar han resultado heridos en un mercado de fruta y verdura de Sheyaiya, al norte de la franja, tras un ataque aéreo israelí, según un portavoz del Ministerio de Sanidad de la Franja. El Ejército israelí mantiene que Shiyaiya —donde se produjo una de las jornadas más sangrientas el pasado 20 de julio— es un reducto de los «terroristas» de Hamás. Minutos más tarde, la agencia France Presse citando fuentes del Ejército de Israel, confirmó la muerte «mientras trataban de derribar un túnel» de tres soldados israelíes en el distrito de Jan Yunis, al sur del territorio, elevando el número total de bajas a 59. Del lado palestino los muertos superan ya los 1.300.

Hoy Israel anunció una tregua de 4 horas.

Comentarios

Publicá tu comentario