OIT adopta convenio internacional para las trabajadoras del hogar

Establece igualdad de derechos con los demás trabajadores, mientras en Paraguay sufren discriminación.

Fuente OIT

Delegados de gobiernos, empleadores y trabajadores que atienden a la 100ª Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), adoptaron por primera vez en la historia normas laborales internacionales destinadas a mejorar las condiciones de vida de decenas de millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en el mundo.

“Por primera vez llevamos el sistema de normas de la OIT a la economía informal y este es un acontecimiento de gran importancia”, dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia. “Se ha hecho historia”, agregó.

Los delegados aprobaron el Convenio sobre las Trabajadoras y Trabajadores Domésticos por 396 votos a favor, 16 votos en contra y 63 abstenciones, y la Recomendación que lo acompaña por 484 votos a favor, 8 votos en contra y 42 abstenciones.

En 117 países existen actualmente 53 millones de trabajadoras domésticas. Fuente OIT

Las nuevas normas se convertirán en el Convenio 189 de la OIT y la Recomendación 201 desde que fuera fundada la Organización en 1919. El Convenio es un tratado internacional vinculante para los Estados miembros que lo ratifiquen, mientras que la Recomendación ofrece una guía más detallada sobre la forma en que el Convenio puede ser llevado a la práctica.

La OIT es la única organización tripartita de las Naciones Unidas, y cada uno de sus 183 Estados miembros está representado por dos delegados del gobierno, uno de los empleadores y uno de los trabajadores, quienes pueden votar en forma independiente.

Las nuevas normas de la OIT establecen que los millones de trabajadoras y trabajadores domésticos del mundo que se ocupan de las familias y los hogares podrán tener los mismos derechos básicos que otros trabajadores, incluyendo horas de trabajo razonables, descanso semanal de al menos 24 horas consecutivas, un límite a los pagos en especie, información clara sobre los términos y las condiciones de empleo, así como el respeto a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, incluyendo los de libertad sindical y negociación colectiva..

De acuerdo con estimaciones recientes de la OIT basadas en estudios o censos nacionales de 117 países el número de trabajadoras y trabajadores domésticos en el mundo es de al menos 53 millones. Pero los especialistas consideran que debido a que este tipo trabajo se realiza a manudo en forma oculta y sin registros, el total podría ser de 100 millones de personas. En los países en desarrollo representan entre 4 y 12 por ciento del empleo asalariado. Alrededor de 93 por ciento son mujeres o niñas, y muchas son migrantes.

El trabajo doméstico en el Paraguay.

El servicio doméstico es la principal ocupación de las mujeres en Paraguay, una de cada cinco que trabajan en este sector y, del total de ellas, 57 por ciento tiene entre 15 y 29 años, según cifras de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos.

El trabajo en el hogar ocupa a 6,9 por ciento de la Población economicamente activa y 93 por ciento de quienes trabajan en el área son mujeres. De ellas, 70 por ciento sólo tienen educación primaria o carecen de instrucción.

La misma OIT destacó en un informe elaborado en el año 2005 que nuestro país maneja una regulación diferente en cuanto a trabajo doméstico.

Las mismas reciben sólo 40 por ciento del salario mínimo nacional, equivalente a unos 250 dólares mensuales, a lo que se suma la alimentación y el lugar para dormir cuando pernoctan donde trabajan.

Dicho informe refiere que las trabajadoras del hogar sufren de discriminación, falta de cobertura en materia de seguro social, acceden al aguinaldo pero no a la bonificación familiar.

Comentarios

Publicá tu comentario