Oficial de Policía tortura a un menor de edad

Violencia Policial 2010

Ha llegado a manos del sacerdote jesuita Pa’i Oliva, quien nos lo remitió a su vez, un video de unos 30 segundos que reproduce una golpiza brutal que un policía uniformado de la comisaría 24 en el Bañado Sur da a un muchacho de 16 años que se llama Fernando

El torturador

En la grabación que data de un mes atrás, el uniformado ha sido reconocido como el sub. Oficial 2do. Arnaldo Navarro. Ahora trabaja en la comisaría 15 que está en la zona de la terminal y su delito sigue impune.

La tortura es práctica constante que no se atiende

Según el trabajador social Abel Irala esto no puede ser visto como un hecho aislado, sino que “es una práctica común, en todas las policías hay garroteros”. Irala, en un trabajo de investigación vinculado a esta violencia había dicho “Para llegar hasta el Bañado Sur existen tres entradas principales: una de ellas es casi exclusiva para los camiones que transportan basura, luego existen otras dos entradas más.

Estas últimas son fuertemente vigiladas por agentes de la policía nacional, la presencia policial controlando la documentación de vehículos y personas de todas las edades, viene con el agregado del abuso contra los y las pobladoras de la zona, especialmente contra los jóvenes. Castigo físico, maltrato verbal y psicológico en plena vía pública son una constante en estas barreras policiales”

Pa’i Oliva cuenta que constantemente están denunciando este tipo de hechos y le evaden pidiéndole que presente pruebas. Qué más prueba que esta, le decimos, a lo que él responde que no es tan fácil aún con esto circulando.

Como en época de la dictadura

Pa’i Oliva dijo al respecto, “pensábamos que después de la dictadura las torturas en l

 

a comisaría desaparecerían. Ciertamente hay policías muy buenos, pero hay un gran mayoría de los otros, reciben plata de los narcotraficantes para dejarle corromper con la droga a nuestra juventud. Y desgraciadamente la tortura sigue existiendo en nuestras comisarías”

Comentarios

Publicá tu comentario