Obreros Marítimos cumple 95 años con once presos domiciliarios

La LOMP fue un desprendimiento de la Federación Naval, quien -según Francisco Gaona en su libro Introducción a la historia gremial y social del Paraguay-, en una huelga “había proclamado su adhesión a la patronal y al gobierno paraguayo de la época, que tildaba estas huelgas de carácter interamericano como antipatriótica y criminal política de los ‘agitadores y vividores’ dirigentes de la Federación Obrera de las marítimas Argentina y Uruguaya”.

“Durante estas maniobras criminales de la burguesía política capitalista y rompehuelgas, se desprendieron de la Naval las sociedades de capitanes y prácticos, maquinistas navales y comisarios de a bordo engrosando la fila de los huelguistas, posteriormente a una reunión general de delegados huelguistas, en el local de los maquinistas, se fundó el 20 de enero de 1920 la Liga de Obreros Marítimos…”, comenta Gaona.

95 años de lucha

La última movilización de la LOMP por la reactivación del Puerto de Asunción,

La última movilización de la LOMP por la reactivación del Puerto de Asunción,

“Esa legítima acción gremial, la huelga, marcó en forma indeleble nuestra condición de trabajadores y sobre todo, el norte hacia el cual se dirigieron y lucharon nuestros antecesores. Hoy, 95 años después, seguimos luchando desde nuestra conducción por la defensa de los derechos de nuestros compañeros trabajadores portuarios”, dijo a E’a, el secretario general de la LOMP, Esteban Arzamendia.

“Es así que este nuevo e histórico aniversario nos encuentra luchando contra el despido de 200 compañeros estibadores del puerto privado de Caacupemí, y por la liberación de los 11 compañeros que están con prisión domiciliaria por reclamar su derecho al trabajo”, manifestó Arzamendia.

El 12 de noviembre pasado, los trabajadores de la LOMP bloquearon el Río Paraguay a la altura del puerto Caacupemí para protestar por el despido de unos 200 estibadores de la empresa San Francisco S.A, con pequeñas embarcaciones impidiendo la salida de un buque a modo de protesta.

El cierre del río molestó a los empresarios, quienes consiguieron que lanchas cañoneras y helicópteros de la Prefectura Naval hostiguen a los manifestantes, levantando olas de grandes dimensiones que desestabilizaron a las pequeñas canoas de los manifestantes, poniendo en peligro la vida de los obreros.

La represión culminó con el apresamiento de una veintena de trabajadores, 11 de los cuales fueron imputados por el fiscal Víctor Maldonado que pide condenas de hasta 6 años de prisión por, supuestamente, violar el artículo 214 del Código Penal, según el cual la acción sindical habría puesto en peligro el ámbito acuático.

Recurso de amparo

No contentos con mantener en prisión domiciliaria a los 11 trabajadores, la empresa San Francisco S.A interpuso un recurso de amparo para que un juez ordene la libre navegación del río Paraguay, frente al puerto de Caacupemí, además de la libre circulación de las calles circundantes a la empresa. El juez Gustavo Amarilla concedió este recurso y de un plumazo sacó a los trabajadores el derecho de manifestación.

Ayer, día del aniversario 95, el abogado de la LOMP, Pedro Lobo, apeló el fallo del juez Amarilla argumentando que la resolución es “aberrante e inconstitucional, ya que existen causas judiciales en trámite, relacionadas a la acción instaurada”, por lo que debe ser declarada nula.

Según Lobo, el juez Amarilla sabía que su colega, el juez Pedro Mayor Martínez, tenía una causa sobre el caso, por supuestos hechos de intervenciones peligrosas en el tráfico aéreo, naval y ferroviario, que trata de las mismas cuestiones y por la cual, 11 trabajadores están con prisión domiciliaria.

Lobo se basa en el artículo 134 de la Constitución Nacional que ordena que el “amparo no podrá promoverse en la tramitación de causas judiciales”, y en el Código Procesal Civil, que habla de la misma cuestión. Ahora, se correrá traslado de la apelación, y luego se elevará el expediente al Tribunal de Apelación de feria.

Libertad de los 11 trabajadores presos

La LOMP está embarcada en una campaña para lograr la liberación de los 11 estibadores presos por luchar por sus derechos al trabajo y a una vida digna:

Damián Ocampos, 69 años. 4 hijos, 34 años de antigüedad; Isabelino Ramirez, 50 años, 6 hijos, 20 años de antigüedad; Néstor María Jara Núñez, 46 años, 1 hijo, 18 años de antigüedad; Néstor Sosa Sanabria, 45 años, 3 hijos, 18 años de antigüedad; Pablo Britez, 50 años, 4 hijos, 14 años de antigüedad.

Mario Vidal Gonzales, 55 años, 5 hijos, 14 años de antigüedad; Ricardo González, 59 años, 5 hijos, 10 años de antigüedad; Javier Torres, 41 años, 2 hijas, 10 años de antigüedad; Christian David Morel Torres, 28 años, 1 hijo, 9 años de antigüedad; Pedro Manuel Britez Pereira, 23 años, 6 años de antigüedad; Miguel Ángel Sánchez, 32 años, 2 hijos, 1 año de antigüedad.

Reactivación del puerto de Asunción

Otra dura pelea desarrollada desde hace un par de años es la necesidad de reactivación del puerto de Asunción. Ya desde el gobierno de Fernando Lugo, el entonces ministro de Obras Públicas, Efraín Alegre, la pretensión es desactivar el histórico puerto y venderlo para que lo exploten empresas privadas, en edificios y centros comerciales para personas y grupos de alto poder adquisitivo.

Pero fue con el gobierno de Federico Franco que los privatistas avanzaron y lograron la firma del Decreto 10.320/12 que ordena el cierre del Puerto y dispone que se proceda a la enajenación de los bienes muebles e inmuebles de la terminal portuaria.

El actual presidente Horacio Cartes tiene la misma línea y manifiesta las mismas intenciones de vender el Puerto de Asunción”. La propuesta del gobierno es hacer desaparecer el puerto como tal y darle otra actividad económica a la zona, es decir, vender las instalaciones para que empresas privadas instalen en el lugar súper centros, casinos y departamentos para gente de mucho dinero.

Actualmente, el puerto de Asunción opera al 1% de su capacidad en forma precaria, en tanto se despachen todas las mercaderías (cemento, varillas de hierro), que estaban en curso al momento de la disposición del cierre. El cese definitivo de las actividades portuarias dejaría sin ocupación y sustento a unas 2.000 familias.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.