“Nosotros no queremos morir”, gritaron los niños durante violento desalojo en Laterza Cue

El violento desalojo realizado durante la mañana de ayer en Laterza Cue, departamento de Caaguazú, causó pánico en los niños que se encontraban en el centro educativo, que ante la irrupción policial y los disparos vivieron momentos de terror. “Ore noromanosêi (nosotros no queremos morir)”, gritaron los niños de acuerdo al relato de las personas que fueron víctimas del operativo.

Policías escoltan a las topadores mientras derrumban las casas de los pobladores de Laterza Cue. Foto: Facebook de Radiotv Latinoamericana.

La señora Francisca Brítez, de 82 años, contó que no tenía fuerzas para correr y refugiarse como hacían los pobladores buscando lugares como la escuela o la iglesia. La anciana recibió varios disparos con balines de goma y cayó desmayada por los golpes y la inhalación del gas lacrimógeno.

La anciana, que se desmayó tras sufrir el ataque, sentenció que “estamos en dictadura”. Entre sollozos, a medida que se fue recuperando, expresó que solo en “tiempo de la dictadura vi tantas persecuciones y pensaba que en mi vejez ya no existiría esto, sin embargo, hoy veo peor la situación del pueblo”.

El local de la escuela fue atacada por la policía con profesores y niños dentro. En el lugar había bebes y niños hasta los 15 años de edad, pero los policías atacaron con saña la escuela, disparando balines de goma y gas lacrimógeno. También hubo tiros de pistolas, que según los intervinientes solo fueron realizados al aire para dispersar a los campesinos que “se resistieron a la autoridad”.

Los niños fueron víctimas directas de la represión y sufrieron ataques de pánico, entrando en desesperación con gritos de socorro: ¡Orengo noromanosêi (nosotros no queremos morir).

Con tractores los empleados de la empresa Bioenergy, custodiados por la policía, derribaron las casas de campesinos y procedieron en forma autoritaria a detener a 2 mujeres. Las detenidas fueron derivadas a la fiscalía de Campo 9, una tiene 25 años y la otra es una estudiante menor de edad de 16 años. Las dos mujeres permanecían incomunicadas.

Otro grupo de pobladores se refugió en la iglesia de Laterza Cue para huir de la represión policial, pero tampoco respetaron el lugar, ya que igual los policías arremetieron contra los campesinos en el sitio.

El fiscal Troadio Galeano, consultado por nuestro medio sobre si no temía que el violento procedimiento desembocara en una masacre como la de Curuguaty, señaló que “el trabajo de fiscal no es para cualquier cagón”.

Los pobladores denuncian que el gobierno protege a un prófugo de la justicia como el terrateniente griego Euthymios Ioannidis, quien cuenta con orden de captura en nuestro país por homicidio, pero cuyos intereses son protegidos por las autoridades paraguayas que desalojaron a los labriegos para plantar soja en el lugar.

Fuente: Radiotv Latinoamericana

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.