“Quieren volver a convertirnos en instrumentos de un sistema autoritario”

Durante la dictadura de Alfredo Stroessner, el docente era un instrumento del régimen, obligado a acatar sin debatir ni discutir, señaló Blanca Ávalos, secretaria general de la Organización de Trabajadores de la Educación Sindicato Nacional (OTEP SN). “En abril de 1989, con la fundación de la OTEP SN, comenzó la rebeldía de los maestros y maestras, y hoy salimos a las calles una vez más para rebelarnos contra la intención de Horacio Cartes de volver a convertir a los docentes en instrumentos de un sistema autoritario, ya que nuevamente se persigue a quienes no pertenecen a la línea del partido de Gobierno” agregó. Los docentes se encuentran con movilizaciones este 27 y 28 de agosto.

Recordó que durante el stronismo existía un solo sindicato de afiliación obligatoria, cuyo objetivo era apuntalar el servilismo, el “sí señor”, bajo la tutela autoritaria de la figura de supervisor o supervisora del Ministerio de Educación y Cultura (MEC). “El salario docente consistía en poco más del 50% del salario mínimo, no éramos considerados trabajadores ni trabajadoras y estábamos regidos por la Ley 200 del funcionariado público, al no existir una ley que regule la educación. No había aguinaldo y la jubilación recién llegaba a los 72 años de edad. Aún en ese contexto de gran represión dictatorial, había maestros y maestras que iban debatiendo sobre cómo construir una sociedad diferente” dijo.

Así, en sus estatutos, la OTEP SN se declaró una organización democrática, clasista y combativa. “Democrática porque planteamos, decidimos y actuamos en base al debate colectivo y la participación política directa; clasista porque defendemos una perspectiva de clase y combativa porque somos capaces de movilizarnos y pelear para conquistar nuestros planteamientos” refirió.

“Desde entonces luchamos por el acceso a una educación pública gratuita y de calidad, por una educación para la emancipación y la democracia, por enseñar a pensar críticamente a nuestros estudiantes: es decir, comparando la realidad con el contenido que los gobiernos de turno de este Estado dependiente nos obliga a enseñar. Somos conscientes de que la historia que nos imponen en el currículum no es la verdadera, y con nuestras movilizaciones enseñamos a estudiantes, padres y madres de familia, y a la mayoría de la sociedad democrática, a rebelarnos contra la instrumentación y la opresión” agregó.

Comentarios

Publicá tu comentario