Nollywood, donde el éxito radica en la falta de dinero

Un país africano, Nigeria, ha superado a la producción de cine norteamericano con mucho menos presupuesto, volviéndose un ejemplo para países como el nuestro.

 

Nollywood, en Nigeria.

@SebasOcampos

En estos días aún existen personas que ven a Hollywood como el único centro de gran produción cinematográfica mundial. Y lo digo por estar al frente de un videoclub, tal como Tarantino en su juventud. Lo cierto es que varios lugares en el mundo producen muchas películas, pero ninguna todavía le hace frente a Hollywood en su capacidad producción y comercialización, aunque sí –es un deber decirlo– muchos superaron con creces la calidad de los filmes hollywoodenses, hasta el punto de que algunos directamente ya bautizamos desde hace bastante tiempo al distrito de Los Ángeles como Remakewood, pues su cine prácticamente se basa en mirar qué buenas películas se realizan en otros países para apropiarse de los derechos y hacer de inmediato su versión estadounidense.

¿Qué es Nollywood?

Es la industria cinematográfica de Nigeria, el país africano que en los últimos años se posicionó como la segunda de mayor producción en el mundo, detrás de Bollywood y delante de Hollywood, con más 7000 títulos hechos en trece años y 1200 películas anuales desde el último par de años.

El nombre Nollywood, según cuentan en el océano digital, se debe a que un periodista del Washington Post la bautizó de esa manera, partiendo del nombre de los estudios norteamericanos, así como Bollywood y Kollywood (ambas de la India) y Trollywood de Suecia.

Uno de los mercado donde se comercializan las películas de Nollywood.

¿Cómo se originó?

Afolabi Adesanya, director de la Nigeria Film Corporation, dice que hubo una explosión audiovisual tras la independencia en 1960 (cuando Nigeria dejó de ser una colonia de Inglaterra), pero en esa época la distribución estaba en manos de los indios y los libaneses (importadores de películas en inglés), mientras que los productores independientes debían alquilar salas o proyectar sus películas en las universidades, las iglesias o los salones de hotel.

El éxito inédito en la historia del cine se produjo hace dos décadas, tanto con la creación de canales de televisión en los distintos estados de Nigeria como con la producción constante de películas con ínfimos presupuestos.

Lo último inició cuando los vendedores de aparatos electrónicos empezaron a hacer películas para ofrecerlas como material extra a la mercancía, pues los aparatos no se vendían por sí solos.

El éxito radica en la falta de dinero

Afolabi explica en varias entrevistas que el éxito radica en la falta de dinero, pues la misma provoca que las películas carezcan de efectos especiales y trabajo de producción.  Se trata del nuevo socialrealismo africano, según Adesanya.

El trabajo cinematográfico en Nollywood es así: con un presupuesto de 15 mil dólares se filma una película en formato digital en 10 días aproximadamente. Luego la graban en un DVD, hacen miles de copias y las venden como pan caliente a 2 dólares en los mercados más populares de las diferentes ciudades de Nigeria.

Esta manera de trabajar el cine se da gracias a que, contradictoriamente, no hay salas de cine. Las mismas fueron cerradas en los años 90 porque era muy peligroso transitar de noche por las calles violentas de Lagos, donde las mafias locales hacen de las suyas. Es así como el video casero se hizo popular, ya que a los nigerianos no les gustaba los western gringos ni los musicales de Bollywood. Por eso, ellos decidieron hacer sus propias películas. Y las hicieron en inimaginales cantidades.

Actores de Nollywood fotografiados por Pieter Hugo.

El ejemplo a tener en cuenta 

Nigeria, con 160 millones de personas, 250 dialectos, conocida como uno de los países más pobres y corruptos del mundo, sobresale con su producción cinematográfica debido a que empezaron a utilizar las películas como un elemento de integración, mostrando en sus cintas a todos los estratos y los factores sociales (varones, mujeres, niños, ancianos, pobres, ricos, credos, etnias, etc.) con el objetivo claro de lograr una amplia audiencia local y, de a poco, llamar la atención del público internacional.

Una película nigeriana vende 50 mil copias más o menos y puede ser vista en internet, videoclubes, casas, oficinas, buses y espacios públicos. Esta industria casera con énfasis en su gente genera 250 millones de dólares por año.

En el Paraguay, si bien la produción cinematográfica mejora año tras año con películas premiadas en varios festivales importantes, aún no se cuenta con la comercialización que garantice su llegada a los paraguayos. Y muchos dudan de que algún día se llegue, echando la culpa a la falta del apoyo del Estado, las empresas privadas, la sociedad consumista, la piratería, etc.

En países con escasos recursos como el nuestro, donde hay otras prioridades estatales, en coincidencia con la opinión de un director compatriota de documentales, el Estado no tiene por qué invertir en grandes producciones cinematográficas donde sólo se beneficia a unas pocas personas.

De hecho, según la opinión de unos realizadores, con aprox. 100 millones de guaraníes ya se puede hacer una buena película y ponerla a disposición de la gente en internet. Incluso es posible grabarla en DVD, hacer miles de copias y venderlas a precios bajos a través de las mismas personas que se dedican día a día a vender copias ilegales de películas en las calles y los ómnibus, sin dejar de lado la posibilidad de ofercerla como material extra de los productos de venta masiva, entre otras formas efectivas de distribución.

Claro, todo este necesario e impostergable proceso de comercialización masiva sólo podrá darse si los realizadores deciden trabajar para que sus películas lleguen a una amplia audiencia local, que debe ser la prioridad conjunta, pues el sueño de tener una audiencia internacional sólo podrá transformarse en realidad cuando aquí se empiece a valorar el cine hecho por nuestros compatriotas. Y, obviamente, sólo se lo podrá valorar si se lo comienza a conocer película por película en todas las ciudades y todos los pueblos del Paraguay.

4 documentales para entender el fenómeno llamado Noollywood

• Welcome to Nollywood (2007): un panorama general de la industria, centrado en los prolíficos directores nigerianos Izu Ojukwu y Chico Ejiro.

• This is Nollywood (2007): documenta el proceso de filmación de la película Check point, a la que a veces los actores no llegaban a rodar porque estaban siendo extorsionados por mafias locales.

• Good copy, bad copy (2007): documental danés sobre la piratería, que pone el ojo en el proceso de realización y distribución del cine nigeriano. Se puede ver online en el sitio www.goodcopybadcopy.net

• Nollywood babylon (2008): registra las características de la industria: guiones improvisados, efectos especiales caseros, diálogos que se gritan por la falta de equipos de sonido. Estuvo en la selección oficial del festival Sundance.

Nollywood babylon. Trailer del documental sobre las producciones nigerianas:


Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Nollywood

http://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2007/03/article_0004.html

http://www.paula.cl/blog/tendencias/2010/02/19/bienvenidos-a-nollywood/

http://www.elpais.com/articulo/cine/Nollywood/elpepuculcin/20080509elpepicin_8/Tes

Comentarios

Publicá tu comentario