Policía no abrió ningún sumario por golpiza, detención ilegal y secuestro de cámara de periodista

El comisario que ordenó la medida que afectara al periodista Paulo López sigue en las calles. El ministro Francisco José de Vargas le dijo a la comisión parlamentaria que el sumario administrativo se paraliza cuando el tema está en estrado judicial.

Cualquier sumario se paraliza si hay denuncia judicial, justificó el ministro Francisco José de Vargas a la comisión especial de investigación del Congreso.  Según el ministro, la única razón por la cual no se ha establecido un sumario en la Policía es por el hecho de que el caso se ha judicializado. Y que, según norma interna de la Policía, ya no proceden los sumarios.  Así respondió en la reunión que mantuviera con miembros de la comisión de investigación parlamentaria de la actuación fiscal, judicial y policial, nos explicó uno de sus miembros, el senador Hugo Richer.

Paulo López, en una de las declaraciones ante la Fiscalía.

Hemos intentado hablar con el ministro desde ayer por este caso, pero su secretaria nos dijo que le pasaría el mensaje. Hasta ahora no hay respuesta.

Era un 3 de enero, en el crepúsculo ya. Tres días ya habían pasado del aumento del pasaje a 2.400. Escraches, cacería de chatarras, grafities formaban parte de un recorrido por el microcentro que iba desviando o paralizando parcialmente el tráfico. En un giro de esquina el grupo de manifestantes quedó acorralado por la policía.

El comisario Édgar Galeano ordenó la detención y participó de la agresión que sufrió nuestro cronista en la Comisaría Tercera.

Sin  puntos de fuga, en el operativo detuvieron a 14 personas. Entre ellas, Licinio Alcaraz,  un cuidacoches que se encontró con la protesta y se sumó.

Licinio, bajito, recibió golpes en la cabeza que le dejaron un tajo sangrante. Así estaba en la Comisaría Tercera cuando el periodista Paulo López fue a preguntar nombres, quiso hablar con el comisario responsable, tomar fotos. La exigencia de López incomodó seriamente a los policías y al comisario Edgar Galeano. Había varios jóvenes detenidos y una persona que sangraba sin atención médica. Recién 14 horas después, por exigencia de varias personas solidarias, se lo llevó al hospital.

“Desde un principio fueron muy violentos; me decían que los deje trabajar, que soy pesado. Tratando de conseguir la información, yo insistía. Fue entonces que el comisario Galeano da la orden para que me arresten. Aproximadamente ocho oficiales mi tiran al suelo, me quitan mis pertenencias, me pegan”, relata López.

Actualmente existe una investigación fiscal del caso por una denuncia patrocinada por la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) y el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP).

Producto de la golpiza, el comunicador sufrió un empeoramiento de una lesión ocular previa. El comisario Galeano argumentó que nuestro periodista “atropelló la guardia” y “se opuso al arresto”.

Luego,  personal de la Unidad Especializada de Convivencia y Seguridad de las Personas de la Fiscalía ofreció una cámara distinta a la que fue sustraída al periodista de nuestro medio.

El comisario Édgar Galeano sigue encargado de los operativos llevados a cabo por la Comisaría Tercera. En una de las manifestaciones de esta semana contra la suba del pasaje, comandó el cordón policial que «custodiaba» la protesta.

Lea también

Periodista arrestado y torturado amplía denuncia por el secuestro de sus materiales de trabajo

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.