Niños soldados: Los otros desaparecidos

Cristian Ariel Núñez y Marcelino Gómez Paredes fueron víctimas del Servicio Militar Obligatorio (SMO) en plena transición democrática. A 16 años de sus desapariciones, que se cumplieron el 2 de febrero, sus madres siguen pidiendo justicia. 147 jóvenes murieron desde 1989 brindando el SMO.

Doña Deogracia y doña Zulma aún no saben hasta ahora la verdad sobre sus hijos, no tienen un lugar donde poner una vela en memoria de ellos, la pregunta sigue latente ¿Dónde están? Foto: Serpaj Py.

El 2 de febrero de 1998, Cristian Ariel Núñez y Marcelino Gómez Paredes, estando bajo el mando del entonces Sub Teniente Blas Vera -hoy día el mismo estaría con el rango de Teniente Coronel-, desaparecieron del destacamento militar “4 de mayo” dependiente de la 5ta. División de Infantería del Chaco paraguayo. Desde el año 1997 se encontraban cumpliendo con el Servicio Militar Obligatorio (SMO). El informe que los militares dieron a los familiares es que los mismos fueron a buscar una vaca lechera y desde ahí ya no aparecieron.

Ambos jóvenes eran de Caaguazú y tenían solo 15 años de edad, sin embargo igual fueron reclutados por las Fuerzas Armadas del Paraguay (FF.AA). Los militares adulteraron sus documentos y los hicieron figurar con 16 años, que era la edad mínima en ese entonces para cumplir con el servicio militar, pese a esto en la Constitución Nacional estaba establecido taxativamente en el Art. 129, que la edad requerida es de 18 años.

Una vez enteradas de la situación, doña Deogracia Lugo y doña Zulma Paredes, madres de los dos niños soldados desaparecidos, no volvieron a descansar buscando verdad y justicia para saber qué pasó realmente con sus hijos, dónde están.

Doña Deogracia y doña Zulma, empezaron la búsqueda, en su momento recurrieron a miembros del Congreso Nacional, incluso al entonces presidente Juan Carlos Wasmosy, viajaron a Bolivia y para lograrlo llegaron a vender sus enseres domésticos o realizaron rifas solidarias, se movilizaron mucho con ayuda de sus vecinos para costear la búsqueda de sus hijos, sin resultado positivo alguno.

Instancias internacionales

Como no se consiguió justicia a nivel nacional el caso se tuvo que llevar ante el Sistema Interamericano de Justicia, bajo patrocinio del Servicio Paz y Justicia – Paraguay y el Centro por la Justicia Internacional (CEJIL). Llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y en el año 2009, luego de haber pasado 11 años de la desaparición de los niños soldados el Estado Paraguayo firmó un acuerdo de solución amistosa mediante el cual reconoce su responsabilidad internacional en el caso y se comprometió a cumplir medidas de reparación.

Medidas de Reparación

Algunas de las medidas obligatorias que cumplió el Estado paraguayo fueron pedidos de disculpas públicas, dos calles en Caaguaazú que llevan los nombres de los jóvenes desaparecidos, igualmente se reparó económicamente a ambas familias por lo que ambas madres reciben una pensión graciable. No obstante, en lo que compete a la búsqueda de verdad y de identificar a los responsables de la desaparición de los soldados, el Estado no ha hecho mucho trabajo.

Serpaj

Este 2 de febrero se cumplieron 16 años de la desaparición de Cristian Ariel y Marcelino. El Servicio Paz y Justicia de Paraguay se solidarizó “con la lucha de estas valientes madres e igual que ellas: exige justicia y verdad”, expresaron en una nota sobre el caso. “Queremos señalar ante las noticias de que las FF.AA, incentivarán el SMO en los jóvenes: nuestro total rechazo a esa propuesta. Es necesario no olvidar que aparte de estas dos desapariciones, 147 jóvenes murieron desde 1989 hasta 2012 cumpliendo con el SMO, de todas estas muertes impera la impunidad, entonces qué garantías darán los militares a los jóvenes hoy”, reclamaron.

Fuente: Serpaj Py.

Comentarios

Publicá tu comentario