Ni un paso atrás

Por Víctor Genes, politólogo, UNA. En la UNA no solo se cuestiona su estructura sino una cultura basada en el miedo.

Los sucesos que se han dado en la Universidad Nacional de Asunción han cuestionado de manera contundente las viejas prácticas políticas de las corrompidas administraciones de todas las unidades académicas  y también las acciones de los distintos autores de la corrupción que desempeñan funciones, como ser decanos, funcionarios, profesores y representantes de los distintos estamentos. Además se ha puesto en duda la legitimidad real de los espacios institucionales que sostenían el statu quo que tiene sus raíces en la dictadura de Stroessner. En ese marco los estudiantes universitarios, acompañados por egresados y profesores, han iniciado el proceso de saneamiento en todas las facultades con el objeto de dar paso al nacimiento de una nueva universidad, transparente, incluyente y más participativa.

No es una tarea fácil debido a la resistencia con que se imponen aquellos que no quieren perder sus privilegios tomando actitudes violentas acompañadas de estrategias de contraofensiva hacia las acciones de dirigentes estudiantiles, la lucha de profesores comprometidos y el apoyo de los egresados. Los actores inmediatos de la contraofensiva, en su mayoría, son beneficiarios de las prebendas de los corruptos de las distintas unidades académicas, militantes del partido del gobierno de turno y funcionarios de las instituciones públicas que conforman el mismo partido político. Por otra parte tenemos a los actores centrales de esta contraofensiva, por la cual debemos estar atentos, porque los mismos no solo son personas vinculadas a la universidad, sino también aquellos quienes están insertados en los espacios claves de los tres poderes del estado, acompañados por una elite económica que los respalda. ¿Por qué es tan grande esta contraofensiva? Lo es, porque están teniendo miedo que el saneamiento llegue a tocar sus intereses y urgen apagar esta llama que se ha encendido en la universidad.

¡Que esta situación no sea motivo de dar ni un solo paso hacia atrás! ¿Por qué digo esto? Porque nosotros estamos hace más de un mes caminando juntos para llevar por delante el nacimiento de una nueva universidad, conformando una ciudadanía activa cuyas perspectivas de cambio rompan los paradigmas tradicionales de la educación. En cambio ellos, los que no quieren que desaparezca la vieja universidad, se esconden en sus casas y oficinas, utilizando las redes sociales como medio para tratar de confundir a nuestros compañeros con publicaciones falsas con el fin de desprestigiar a nuestros maestros honestos, a los incansables dirigentes estudiantiles y a toda persona que se haya sumado al proceso de saneamiento y transformación. A partir de la limitada ciudadanía que ejercen estas personas, detrás de la pantalla de una computadora, considero que la única frase que los puede representar es “ni una tecla atrás”, actitud vergonzosa para construir una sociedad más democrática.

Actualmente ellos se encuentran iniciando gradualmente actos de violencia directa y presencial, donde se evidencia su brutalidad por la falta de racionalidad y conciencia. Considero que si debiéramos confrontarnos acerca de visiones diferentes sobre el hecho que afecta a toda una universidad, debemos hacerlo exponiendo las diversas ideas en debates  abiertos, con tolerancia y respeto y no con tan cobardes actos.

Por todo lo expuesto, quienes queremos que esta transformación tenga continuidad, no debemos retroceder, más aún teniendo en cuenta que este hecho histórico del cual estamos siendo protagonistas, no solo está cuestionando a una gran estructura, sino que también cuestiona a la cultura de nuestra sociedad misma, la cual se ha sostenido en el tiempo por medio del silencio, el miedo y la corrupción. La cultura que hoy proponemos nosotros es la de la expresión, participación y transparencia.

Todos los que están en contra de este cambio, de esta indetenible transformación están temerosos y ese miedo los resumo en esta frese “Nos tienen miedo porque ya no les tenemos miedo”. No dejemos que confundan a nuestros compañeros, no nos detengamos y, con fortaleza, esperanza y convicción sigamos adelante. “NI UN PASO ATRÁS”.

Comentarios

Publicá tu comentario