Narcoganadería y el complejo sojero se devoran el país

Ya había alertado el vicario general de Concepción, Pablito Cáceres: la narcoganadería ha matado más de 1.000 personas en este departamento, donde la mayoría de los males se les adjudica al EPP.

En el último informe de Chokokue, se comprueban que por lo menos 100 de las 115 ejecuciones de dirigentes campesinos (de 1989 a 2013) se dieron en ese corredor: Alto Parana, Canindeyu, Amambay, Concepción e Itapúa.

Los investigadores hablan incluso de un plan “sistemático de ejecuciones en la lucha por el territorio campesino”. El equipo de investigación de este informe estuvo encabezado por el abogado Hugo Valiente.
También es el corredor en el cual se le asesinó a una docena de periodistas, comenzando con Santiago Leguizamón en 1991, en Pedro Juan Caballero, Amambay.
En Amambay, las muertes por encargo han llegado a una especie de delirio sicario, siendo Pedro Juan Caballero la ciudad con más muertes violentas del país y en algunos casos ha registrado récord regional.
El territorio “paraguayo” en el noreste y sureste de la Región Oriental está repartido entre el complejo sojero (3.250.000 hectáreas) y la narcoganadería.
Qué es la narcoganadería
Una inmensa cantidad de establecimientos ganaderos en cuyos fondos se cultiva la marihuana y se trafican cocaína y otras mercaderías. Son inmensos territorios controlados por guardias civiles, con protección en muchos casos de policías, al decir del dirigente campesino Marcial Gómez.
Entre el complejo sojero y la narcoganadería subsisten comunidades campesinas e indígenas aisladas también en disputa por el territorio, para sobrevivir de la agricultura familiar y de algunos rubros de renta, en algunos casos la marihuana.
La piola ipoi hape ope.
“Heta ko lo mita omahapoa la macoña pe, ¿mba’e roja pota?, nos cuenta un trabajador campesino de Amambay.
En muchas estancias el cultivo de marihuana es el “negocio menor”, el que genera ejércitos de trabajadores utilizados de centinela.
El gran negocio, la cocaína, vuela por avionetas. También el cigarrillo que se empaqueta acá, con insumos traídos de Brasil.
Gran parte de los propietarios de las tierras son brasileros que “acá hacen lo que en su país ya no les dejan”, al decir del miembro de la Pastoral Social, Benjamín Valiente, Concepción.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.