Nace la Confederación de la Clase Trabajadora

Encuentro de conformación de la Confederación de la Clase Trabajadora
Con la presencia de más de 200 personas, entre delegados e invitados, nació el sábado pasado la CCT, con un perfil opositor al gobierno de Fernando Lugo

“Es una organización clasista, democrática y de lucha que estará al servicio de la defensa de los derechos e intereses de la clase trabajadora, del campesinado y de los demás sectores populares de nuestro país”, dijo a E’a el flamante presidente de la nueva organización, Julio López.

“Consideramos que llegó el momento de dar un salto cualitativo y plantearnos la necesidad de y construir esta nueva herramienta de lucha para que se consolide como la dirección de un sector de las y los trabajadores y se postule para ser la dirección del conjunto del movimiento sindical, social y popular paraguayo”, expresó López.

Julio López

El congreso fundacional de la nueva organización se realizó en el local de la Asociación de Funcionarios del Ministerio de Hacienda, ubicado en Lambaré y durante casi diez horas, los 188 delegados acreditados pertenecientes a 24 sindicatos del sector público, ocho del sector privado, tres organizaciones campesinas y dos organizaciones populares, discutieron las formas y el carácter que adquirirá la nueva organización.

“Los delegados votaron por unanimidad una línea de trabajo basada en la coordinación y unificación de las luchas para enfrentar los planes económicos neoliberales del gobierno”, explicó López, quien también es secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Católica de Asunción.

Quiénes integran

Según el estatuto aprobado en el congreso, a la CCT podrán asociarse sindicatos y federaciones, organizaciones de campesinos pobres, de indígenas, organizaciones del movimiento popular, de niños, adolescentes y jóvenes trabajadores, todas aquellas que luchan contra la discriminación y opresión así como las que decidiesen participar de las luchas de la clase trabajadora, sin distinción de ideas, militancia y opinión política, sexo, raza, religión o nacionalidad.

“La confederación continuará por el trabajo desarrollado por la Mesa Coordinadora Sindical en cuanto al objetivo de avanzar en el proceso de reorganización del movimiento de los trabajadores, levantando las banderas de absoluto respeto a los principios de solidaridad, independencia de clase, autonomía sindical, democracia obrera e internacionalismo proletario”, aseguró López.

La máxima instancia de dirección, por debajo del Congreso, es el Consejo Directivo Nacional (CDN), compuesto por representantes de cada una de las organizaciones afiliadas quienes, a su vez, eligen a un Comité Ejecutivo Nacional, que será la dirección cotidiana de la Confederación.

Algunos cargos

En un cuarto intermedio del congreso, se reunió el CDN y eligió, además de López, otros cargos que recayeron en Oscar Benítez (Primer Sindicato de Funcionarios del Ministerio de Hacienda), como vicepresidente; Vicente Ruiz Díaz (Sindicato de Trabajadores del Centro Educativo Itauguá), como secretario general; Nilda Alvarenga (Sindicato de Funcionarios Civiles de la Intendencia del Ejército), como secretaria general adjunta; Blanca Roa (Sindicato de Técnicos Forestales), como secretaria de Actas y Rolando Maidana, del Sindicato de Graduados Portuarios, como secretario de finanzas.

En la próxima reunión del CDN, fijada para el sábado 27 de noviembre, se procederá a la continuación de la distribución de cargos y se nominará a los responsables de las secretarías de Relaciones, de Conflictos (del sector privado y del sector público), de Derechos Humanos y Sindicales, Finanzas, Organización (del sector público y del sector privado), de Educación y de Cultura y de Deportes y Recreación.

También se designará a los responsables de las secretarías de Prensa y Propaganda, Salud y Seguridad Social, Jubilaciones y Pensiones, De la Mujer y sectores que sufren discriminación, de Asuntos campesinos y pueblos originarios, de Movimientos Sociales; de Juventud, Niños y Adolescentes Trabajadores.

Programa y plan de Lucha

Asimismo, el Congreso, a través del voto de delegadas y delegados, aprobó el programa y el plan de lucha en el que se expresa la oposición a las privatizaciones llevadas adelante por el gobierno y el Parlamento, así como la decisión de luchar por un presupuesto general de gastos que responda a los intereses de la clase trabajadora.

Proseguirá también la lucha por la restitución del derecho adquirido de la jornada laboral de seis horas para el funcionariado público y que ésta se haga extensiva a todos los trabajadores del sector privado, así como contra la criminalización de las luchas sociales, por la derogación de la “Ley Antiterrorista” y contra los despidos, la persecución sindical y por la libertad de organización.

Comentarios

Publicá tu comentario