Muñequitas Recortables

Instalación de Ana Brisa Caballero en el Espacio Cultural Feminista La Serafina (Eligio Ayala 907 c/Tacuary). Todos los viernes de mayo a partir de las 20 horas.

Fui a La Serafina, por felices razones que no vienen al caso, y al entrar, en la primera sala, estaba (y está) la instalación de Ana Brisa Caballero «Muñequitas Recortables». Me pareció tan buena que queda pendiente una segunda, tercera y quizás cuantas visitas más. Dibujos en papel y tinta china estupendamente realizados, una instalación que incluye mobiliario para niñas y niños, y que logra sólidamente involucrarte en el juego de plantillas de «Muñequitas recortables» para vestir con distintos trajes y/o uniformes. Ana, pues, es la muñeca en exposición.

Una muñeca que se (sobre) expone desde el humor autocrítico, irónico. Trata satíricamente nuestra actualidad a partir de la memoria de un juego que prefiguraba este presente en el cual la persona que somos es realmente un complejo de personas que aparecen/desaparecen según la ropa y el contexto en que se encuentran. La muñeca Ana es entonces el personaje que vistamos según la oferta de vestiduras que la instalación ofrece y que, supongo, siendo autobiográficos aumentan la sobreexposición y la ironía de la obra. Una obra profesionalmente instalada, que aprovecha de manera total el espacio que abarca, destacando con ello la capacidad curatoria (supongo) autogestionada.

Es muy interesante también el tratamiento del dibujo que cita y recrea la técnica de la Caricatura y del cómic, la muñeca Ana está presentada al modo de las caricaturas en tanto la referencia (y la sobreexposición) a la «artista Ana» es exageradamente explícita y si pudiéramos realizar el juego de vestir y cambiar la muñeca, construiríamos sin querer una historieta, un cómic que nos relataría una o varias historias respecto a la muñeca Ana.

De hecho, lo único que podría reprocharle es un foco que apunta con una luz directa sobre la muñeca a vestir y que para mí, está demás. Pero como no vi la instalación sin ese foco, capaz y estoy equivocado.

Fue una sorpresa muy grata ver la obra, que nos hace revolvernos sonriendo frente al espejo que nos coloca, dolorosamente humorístico, donde devela juguetonamente las estrategias de sumisión, invisibilidad, infiltración y personificación que van construyendo el actual paso por nuestras vidas, de las que podemos ser pilares o «muñecas recortables» en manos de ese gran otro que es la sobrevivencia.

Vayan a verla, es algo que sería una pena perderse, la entrada es gratuita.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.