Múltiples demandas se articulan en marcha campesina

Este 17 de marzo la Federación Nacional Campesina (FNC) realizó su XXIII Marcha del Campesinado Pobre en Asunción, bajo el lema “Por la reforma agraria y por un gobierno patriótico y soberano”. Esta organización viene reclamando, junto con otras, la renuncia del presidente Horacio Cartes y de toda su línea sucesoria así como la conformación de una Junta Patriótica. Asimismo, durante las elecciones ha hecho campaña por el voto nulo criticando la falta de neutralidad y transparencia de los órganos electorales.

En esta edición en particular varios sectores urbanos han expresado su apoyo y sumado sus reivindicaciones a la protesta de los labriegos. Entre estos se han pronunciado los sindicatos y organizaciones del Congreso Democrático del Pueblo (CDP), que acusan al gobierno de aplicar una política de persecución con el fin de desarticular a los trabajadores organizadores y llevar a cabo su plan de privatizaciones de servicios y recursos públicos, principalmente de energía y agua, a través de la Alianza Público-Privada (APP).

Igualmente, expresaron su adhesión los trabajadores del transporte, que hicieron un recibimiento a los campesinos en el peaje de Ypacaraí. Este sector también ha denunciado persecución y despidos por intentar organizarse a fin de defender sus puestos de trabajo y rechazan el cobro bidireccional del peaje que empezará a regir este año, lo cual se suma al aumento de las tarifas en casi un 300% que ya se aplicó en el 2015.

Además han manifestado su respaldo organizaciones de abogados, indígenas, feministas, los estudiantes que reclaman la reforma educativa y mayor transparencia en el uso de los recursos públicos, los bañadenses que temen ser expulsados de sus hogares por las obras de la franja costera, activistas que piden la nulidad del proceso a los campesinos acusados por la masacre de Curuguaty, entre otras.

En la previa de la marcha central se realizaron varios debates en la sede del ex Seminario Metropolitano, donde acamparon los campesinos, siendo una de las principales problemáticas expuestas “las trabas de un Estado que violenta los derechos de todo el pueblo y con más saña los de las mujeres, y cómo confrontar el machismo institucionalizado de este Estado y que se expresa también en toda nuestra sociedad”, refiere la organización.

La FNC alza como una de sus principales banderas la reforma agraria con el fin –señalan– de lograr el desarrollo nacional con una política de industrialización y procesamiento de la materia prima producida a nivel local, lo cual oponen al modelo de exportación de commodities, principalmente de soja y carne, que concentra la renta en un pequeño sector, objetan.

Teodolina Villalba, secretaria general de la organización, destacó que a pesar de la miseria que existe en el campo, con falta caminos y de precios justos y mercado para la venta de la producción, el campesinado demostró con fuerza organizada la urgencia de una reactivación productiva nacional. Con respecto al apoyo expresado por diversos sectores, valoró que “el campesinado ñane retãme ndaha’evéima ha’eño osapukáia ha ore rojeñandu respaldados por diferentes sectores oipotáva cambios (el campesinado en nuestro país ya no grita solo y nos sentimos respaldados por diferentes sectores que quieren cambios)”.

“Horacio, Horacio, fuera del Palacio”, entonaron, entre otros cánticos, durante el acto central realizado en la Plaza de Armas.

Foto: RTV

Comentarios

Publicá tu comentario