Muere de «depresión» esposa de estibador preso

Norma González ya venía con un cuadro de profunda depresión. A la delicada situación económica, se le sumaron la escuela de sus hijos, la alimentación diaria, los vaivenes de sostener una familia, sin ocupación.

Es que la familia, como la mayoría de las familias de los estibadores, dependía en gran medida del sueldo de Osvaldo Irala, 57 años, que quedara atrapado en prisión domiciliaria por haberse manifestado contra Puerto Caacupemi, de la empresa San Francisco S.A., presidida
Fernando Leri.

Esta manifestación de los trabajadores se produjo por el despido ilegal (de acuerdo con la legislación marítima que establece vínculos de puertos con las organizaciones y los trabajadores) de 200 trabajadores.

Fue así que de un santiamén, 200 familias sufrieron, en Zevallo Cue y Caacupemi (Asunción y Roque Alonso) el impacto del despido injustificado.

González

Norma González

“No pudo sobreponerse a la depresión”, asegura un familiar cercano.

“Es que no solamente su marido, su primo y su hermano (Mario González) están con medidas de prisión domiciliaria”, agrega el presidente de la Liga de Obreros Marítimos, Esteban Arzamendia

Después se le complicó todo. Sin atención médica adecuada en ese cuadro súper depresivo, “no pudo sortear la muerte”, al decir de Arzamendia.

“Pasó así Navidad, Año nuevo, Reyes; sus chicos tienen que ir a la escuela, al colegio…”

Las once personas presas se manifestaban, junto con varios otros trabajadores, con canoas en una especie de cierre simbólico del acceso a Puerto Caacupemí. Prefectura Naval y la Fiscalía cercaron con lanchas patrulleras, acorralaron a las canoas que una a una se volcaban. A los “náufragos” lo iban arrestando.

La manifestación los portuarios por la que quedaron presas 12 personas.

La manifestación los portuarios por la que quedaron presas 12 personas.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario