Mucho ruido y pocas nueces en el festejo del Partido Colorado

Crónica de la «fiesta colorada».

Foto: ANR.

Foto: ANR.

Foto: ANR:

Lilian y Horacio, con la polca colorada. Foto: ANR:

El Partido Colorado festejó su primer aniversario de la vuelta al poder, con un acto multitudinario. Nosotros estimamos entre 20 y 25 mil personas; mucha gente del interior, mucho pueblo y mucho pueblo pobre que espera soluciones a sus problemas.

Pañuelos rojos al cuello, aunque no en todos los asistentes, caballos y jinetes, hurreros de la más rancia estirpe seccionalera, todos los típicos y característicos personajes de la tradición colorada estuvieron presentes en la concentración de la ANR.

El discurso central fue el del presidente Horacio Cartes, quien volvió a repetir que recibió una administración signada por la corrupción, que están avanzando en la solución y que vendrán tiempos mejores. La que le antecedió fue la presidenta de la Junta de Gobierno de la ANR, Lilian Samaniego, que solo atinó a agradecer a Horacio Cartes por haber posibilitado la vuelta al poder de su partido y a asegurar que vendrán tiempos mejores.

Foto: ANR.

Foto: ANR.

Muchos ómnibus, centenares de ellos trajeron a los miles de colorados desde el interior del país. No hubo la cantidad de gente que esperaban los organizadores –50.000 personas-, y muchos vinieron a la capital para conocerla, sacarse fotos y volver con el buen recuerdo y las pruebas de haber estado en Asunción. No fueron pocas las personas que se fotografiaban en el Panteón del los Héroes, con el Palacio de Gobierno como fondo, en la Casa de la Independencia, o en las plazas, minimizando el hecho para el cual fueron invitados a venir, pero vinieron de a miles.

En su discurso, la presidenta del Partido Colorado agradeció a sus correligionarios, pero principalmente a Cartes -que no fue su correligionario, sino hasta hace cinco años-. “Nos diste motivación para vencer a la derrota y nos pediste que miremos el futuro del Partido Colorado con optimismo; así lo hicimos y gracias a Dios, hoy estamos de regreso al poder…”, dijo Lilian.

La presidenta no fue muy aplaudida. Su discurso no decía ni prometía nada, sólo era una pero después vino el discurso del presidente Cartes – casi el único orador, no el único porque habló también Lilian-, y tuvo un lenguaje “inclusivo” porque aseguró que “sin la gente nada es posible, juntos, sin exclusiones y sin excusas, con honradez y patriotismo, escribiremos entre todos una nueva historia…” Su discurso sólo fue interrumpido sólo por hurreros y hurreras, a quienes el presidente agradeció con un “gracias por el gesto espontáneo”.

Calé Galaverna, el principal organizador del evento. Foto: ANR:

Calé Galaverna, el principal organizador del evento. Foto: ANR:

La inclusión y el respeto a los derechos de todos no era sino para el discurso pues la policía obligaba a los manifestantes a mostrar las leyendas escritas en las pancartas que exhibirían durante el acto, supuestamente “para que no haya mensajes ofensivos”. Obviamente, sólo el policía manejaba el parámetro de aceptación o rechazo de una pancarta.

En un pasaje de su discurso, Cartes se refirió a los ataques que recibe en cuanto a su reputación. En los últimos días hubo, en diarios extranjeros, una serie de publicaciones que se referían a “Las FARC, grupos narcos y los paramilitares lavarían dinero con empresas del presidente paraguayo”.

“No voy a responder a agravios, insultos ni campañas difamatorias de nuestros adversarios”, dijo. No obstante, aseguró que no dudará en denunciar a otros. Él no está dispuesto a explicar el origen de su fortuna pero está dispuesto a atacar a sus adversarios o enemigos, con una Justicia que, hasta donde toda la sociedad sabe, es corrupta.

Tras su discurso, preguntamos a varios asistentes cuál era su opinión sobre los conceptos vertidos por el presidente. Algunos dijeron “No se. No escuché muy bien”; otros dijeron que les gustó.  – ¿Qué fue lo que más te gustó?  – No se… Todo.  ¿Y  algo que te llamó la atención? No se… Todo…

Otro asistente se acercó y nos dijo que estaba en la manifestación porque era colorado, “pero no me gusta el gobierno de Cartes. La base está muy disconforme…”. “¿La base…?” preguntamos  -Sí, en la base hay disconformidad porque no pasa nada no tenemos trabajo y no nos llega ningún tipo de ayuda”, dijo, quien se identificó como funcionario público.

Mucha gente, muchas bombas, muchas promesas –cual campaña electoral-, pero todo sigue igual.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.