Morales propone una organización mundial para defender los derechos de la Tierra

La creación de una organización mundial para defender las conclusiones de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los derechos de la Madre Tierra fue una de las propuestas esbozadas por el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma (Desde Tiquipaya, Bolivia).Moales hizo esta propuesta en base a las posturas estudiadas en las mesas de trabajo. A la vez, se planteó la necesidad de crear un tribunal de justicia internacional que castigue a los países que atenten contra el ambiente.
“Podría ser el nombre de Movimiento Mundial por la Madre Tierra (Mamatierra), o cualquier otro, pero debemos impulsar ya que se adopten las medidas decididas aquí, y que también se trabaje para que se incorporen estas conclusiones como reglas dentro de la Organización de las Naciones Unidas”, expuso el presidente de la nación altiplánica.
Una de las primeras medidas que debe encarar esta nueva organización, que debe defender los derechos de la Pachamama (Madre Tierra), es demandar ante la Corte Internacional de Justicia a aquellos países que incumplan los protocolos, como los de Kyoto, por ejemplo, fue la postura expuesta en la Conferencia de Tiquipaya, en el conurbano de Cochabamba. “No podemos perder tiempo esperando que se forme una Corte de Justicia Ambiental, así que mientras se forme esta estructura, ya la nueva organización debe denunciar  a los países que continúen con sus muy elevadas emisiones de gases de efecto invernadero, que generan el calentamiento global”, expuso Morales, durante una conferencia de prensa en un hotel de Tiquipaya.
“Estamos hablando de salvar vidas, así que tenemos que actuar rápidamente, porque sin sanciones a los países que contaminan, entonces seguirán haciéndolo”, graficó el líder boliviano, que insistió en la importancia en que el movimiento social organizado presione a los gobiernos de sus países a adoptar medidas para enfrentar los desastres ambientales.
También fue discutida la realización de un referéndum mundial como parte del movimiento de defensa del planeta.

GASTOS PARA LA MUERTE

El presupuesto anual para guerras y producción de material para encarar los ataques bélicos llega a 1,5 billones de dólares, especificó el presidente Morales. “Esto representa un monto diario del orden de 4.000 millones de dólares, casi la misma suma que alcanza toda la deuda externa de Bolivia.  Y estos fondos son para la muerte, no son para defender la vida”, afirmó el mandatario  boliviano, que se refirió a varias ponencias y conclusiones debatidas intensamente en las 17 mesas de trabajo de la Conferencia Mundial. Estas sumas de dinero deberían destinarse a programas de defensa ambiental y no para la muerte, como actualmente lo hace Estados Unidos y algunos países asociados a él en las invasiones de Afganistán e Irak, insistió.
La Cumbre de los Pueblos albergó a 22.000 delegados, representantes de 92 naciones, lo que habla de la magnitud de este evento, que plantó banderas para revertir el durísimo cuadro de deterioro ambiental, traducidos en derretimiento de nevados, sequías, desaparición de cauces hídricos, desaparición de miles de especies vegetales y animales,  climas mucho más calurosos o mucho más fríos que en épocas pasadas.
La multitudinaria Conferencia culminará el jueves 22, con un acto a realizarse en el estadio Félix Capriles, donde se reivindicarán las culturas de los pueblos originarios, se expondrán las conclusiones del encuentro y se marcará el rumbo a seguir para dilucidar la disyuntiva que aqueja al mundo: “vida o capitalismo”.

Comentarios

Publicá tu comentario