Montanaro llevó a su tumba muchas informaciones sobre los desaparecidos

Lo aseguró Judith Rolón, directora de Verdad y Justicia.

Acusó a la Justicia de cómplice y encubridora por no condenarlo ejemplarmente. El Estado debe investigar los bienes malhabidos en poder de su familia, exige.

El dictador y su mano derecha, Sabino Montanaro.

La directora de la Dirección Verdad y Justicia, Judith Rolón dijo que las víctimas de la dictadura pasaron un fin de semana muy triste, con la muerte de Sabino Augusto Montanaro sin que haya sido juzgado por los crímenes que cometió.  “La justicia paraguaya dejó libre e impune a uno de los grandes genocidas que tuvo Paraguay y Latinoamérica, porque como ministro del Interior, también avaló el Operatiuvo Cóndor”, expresó

De los 2.500 testimonios que documentó la institución a cargo de Rolón, la totalidad de las víctimas que declararon involucraron a Montanaro, asegurando que fue durante su administración al frente del ministerio del Interior cuando sufrieron tortura, represión, y otras violaciones de sus derechos elementales.

“Imagínese cómo somos benevolentes las víctimas, porque nadie se fue ni siquiera a hacer un escrache en su velatorio. Las víctimas paraguayas son respetuosas del proceso de duelo, cosa que él negó a muchas familias en Paraguay. Nosotros aún no sabemos dónde tenemos que ir a prenderle una vela a nuestros padres, a todos los desaparecidos, y él se fue con ese secreto en la tumba, él llevó consigo”, dijo la entrevistada.

Muchos macabros secretos quedarán enterrados.

En su condición de “director de orquesta del aparato represivo de la dictadura”, Sabino Augusto Montanaro manejaba informaciones sobre el destino de muchos de los más 500 desaparecidos, cuyos restos nunca se encontraron. De haber sido sometido a un proceso judicial, la Justicia paraguaya pudo haber recabado datos estratégicos para la recuperación de aquellas víctimas y la reparación, al menos simbólica, de sus familias.

En las reuniones con representantes del Poder Judicial, tanto Verdad yJusticia como la Mesa de Derechos Humanos, insistieron mucho sobre el caso Montanaro, por ser un proceso ejemplar para luchar contra la impunidad. “Esto va a costar muy caro al Paraguay”, sentenció. Y se lamentó que más de 20 años después de la caída de la dictadura, la justicia y la fiscalía no haya tomado con la debida importancia las causas que se abrieron contra el represor.

Judith Rolón.

Con este caso, aseguró,  se puede analizar que la justicia sigue siendo cómplice y encubridora de los perpetradores de crímenes contra los derechos humanos y de lesa humanidad. “Hay que considerar que esta es una rosca, este es todo un aparato, y este aparato no fue aún desmantelado. Nosotros podemos hablar de un mínimo de cambio que pueda existir a partir del 20 de abril de 2008, pero lento, lento el proceso”, dijo Rolón.

Por último, dijo que es necesario que el INDERT, el Ministerio Público y la Procuraduría investiguen a la familia Montanaro, para rastrear y recuperar los bienes malhabidos en su poder. Como también de muchas otras familias, como los Stroessner, Alsina, Benítez…

Comentarios

Publicá tu comentario