Ministro del Interior habla de militarización permanente y niega atropello a escuela

Perpetuidad. Francisco de Vargas da a entender que fracasarán operaciones en el mediano plazo, por lo que habla incluso de instalar una base. Solo para empezar, los militares habían pedido 2000 millones de guaraníes de presupuesto, para «sostener las acciones». La semana pasada una mujer denunció el atropello de las fuerzas conjuntas a una escuela, donde interrogaron a los niños, preguntándoles «dónde está el EPP». La misma estaría hoy en la mira de la policía.

Foto: Serpaj Py.

No se descarta que las operaciones conjuntas de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, en las zonas de influencias del grupo autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), se establezca de manera permanente a los efectos de pacificar la zona y concretar la detención de las personas que poseen orden de captura, informó el portal público IP Paraguay.

Al respecto, el ministro del Interior, Francisco De Vargas señaló que los trabajos de  búsqueda e inteligencia, se seguirán desarrollando y se evalúa la posibilidad de instalar una base en dicha región.

Calificó que dicha decisión ayudará a llevar adelante un trabajo más efectivo, ante la necesidad de eliminar la amenaza que representa el EPP en los departamentos de Concepción y San Pedro.

De esta manera la fuerza militar policial tendrá una base que trabajará permanentemente en la zona comprendida entre Kuruzu de Hierro, Tacuati Poty, Arrroyito y Paso Tuja, según explicó el secretario de Estado.

Los militares habían solicitado 2000 millones de guaraníes para el «sostenimiento de las acciones» contra el EPP.

Niega atropello de escuela

Con respecto a la denuncia surgida por el atropello de las fuerzas de operaciones en una escuela del departamento de San Pedro, De Vargas calificó como una denuncia irresponsable, teniendo en cuenta que la ministra de Educación, Martha Lafuente confirmó que no ha recibido ninguna denuncia al respecto.

Mujer que realizó denuncia ahora en la mira de la policía

La semana pasada, la organización pacifista Servicio Paz y Justicia Paraguay, había publicado una entrevista a pobladores de Tacuatí Poty donde los mismos daban a conocer la situación de su comunidad tras la militarización. Una de las mujeres que habló fue Delia Cardozo, quien realizó una denuncia por una irrupción de militares con pasamontañas en una escuela para preguntarles, tras intimidarlos, “donde está el EPP”.

“Tenemos una queja, a 50 metros de mi casa hay una escuela. Ayer (viernes 23 de agosto) estuvieron allí (los militares), en la escuela Inmaculada Concepción. Tienen un aspecto que asusta, con pasamontañas, y los niños tienen miedo. Fueron a preguntarles, por ejemplo, ustedes no saben dónde está el EPP. Con lo que ya tenemos una educación débil, los niños pasan frío, se van con hambre, niños con parásitos, apenas se van a la escuela tras una educación y el Estado, en vez de enviarnos una educación de calidad nos envía represión, eso es lo que vemos, porque esto también es una represión para niñas y niños. En busca de qué vienen a las escuelas a interrogar a niñas y niños, ¿cómo van a usar lo que ellos (niños y niñas) mencionen? Si los niños le dicen están allí, ¿ellos van a ir a actuar sobre eso? Si así van a actuar, la situación va ser más grave. Si van a venir a hacer su trabajo tranquilamente la comunidad no los va a molestar. Lo que ocurre es grave, vienen a molestar a los docentes”, dijo Delia.

Según publicó hace unos días el diario Abc Color en su versión impresa, Delia Cardozo, de 54 años, dirigente de la coordinadora campesina “Gaspar Rodríguez de Francia”, es señalada por  la policía como “la responsable de coordinar las acciones bélicas del EPP en Tacuatí”.

Pobladores dicen que esto forma parte de una persecución contra líderes de la comunidad.

 

Comentarios

Publicá tu comentario