Ministro del Interior dice que nunca acusaron a la OLT

El ministro del Interior, Francisco De Vargas, se reunió esta mañana a dirigentes de la Organización de Lucha por la Tierra (OLT) en torno a los hechos de violencia en la estancia Pindó de Canindeyú. La semana pasada no los había recibido, y los mismos volvieron a ir esta semana. De Vargas negó que acusaciones contra la organización campesina hayan salido de su ministerio, a pesar de que los medios citan fuentes policiales.

Referentes de la organización campesina de Paraguay fueron recibidos en este lunes por De Vargas, para conversar sobre el atropello y quema de implementos en una estancia de Canindeyú.

El hecho ocurrió el pasado sábado 28 de marzo en el distrito de Yvyrarovana, a más de 300 kilómetros al noreste de Asunción, capital paraguaya.

Las publicaciones periodísticas siguientes al hecho responsabilizaron del ataque a familias del asentamiento Primero de Marzo, base de la OLT, y que realiza una ocupación hace más de tres años en tierras en conflicto con la agroganadera Pindó.

Las fuentes de información que los medios de comunicación mencionaron fueron los administradores y guardias de la estancia, “fuentes de inteligencia policial” o “fuentes policiales”.

El martes último voceros de la OLT llegaron hasta la capital paraguaya para entrevistarse con el ministro de Vargas, que no los recibió tras argumentar compromisos asumidos.

«Acusa pero no acusa»

Finalmente hoy el ministro del interior recibió a un grupo de dirigentes campesinos. “Vinimos por la preocupación de las acusaciones sobre la organización a aclarar con el ministro que la lucha campesina y por la reforma agraria no utiliza esos métodos y que nuestra organización no tuvo ninguna participación”, dijo el dirigente Diosnel Sachelaridi.

El dirigente explicó que el ministro negó que las acusaciones contra la OLT publicadas en la prensa hayan partido desde su ministerio, y que salieron de una persona, particularmente “el comisario de las fuerzas de tareas conjuntas”.

Sin embargo, la vinculación del ataque con instrucción de extranjeros y la vinculación al Instituto Agroecológico IALA-Guaraní es una versión del Ministerio del Interior a través de su Centro Informativo Ciudadano.

Con esas hipótesis el ministerio “acusa pero no acusa” a la OLT, puesto que es sabido que el IALA Guaraní es una instancia donde estudian jóvenes campesinos, muchos de ellos de la OLT.
El líder campesino explicó que lo concreto que salió de la reunión es que de Vargas se comprometió en mediar ante el Instituto de la Tierra (INDERT) para ver el conflicto de fondo que existe en las tierras entre familias de la OLT y la estancia Pindó.

Dijo que existen cinco personas imputadas por los hechos y que solo algunas son del asentamiento. Se lamentó que la fiscalía se guíe no de acuerdo a una investigación, sino de acuerdo a la versión de empresa.

Las demás personas que participaron de la reunión con De Vargas se quejaron de que la charla fue muy accidentada, debido a que el funcionario interrumpía a cada rato cuando las demás personas hablaban.

Autogolpe

En conferencia de prensa de la semana pasada, los labriegos negaron que las familias de la organización hayan sido las responsables del ataque y recordaron que, como organización, rechazan ese tipo de métodos de lucha por el acceso a la tierra y la reforma agraria en el país.

También dijeron que se trataría de un autogolpe de la misma estancia, para crear un escenario favorable al desalojo de las familias campesinas de la OLT, que ocupan unas 2 mil hectáreas en las tierras, que de acuerdo a investigaciones fueron mal adjudicadas a la familias propietaria de la estancia durante la dictadura de Alfredo Stroessner en 1963.

Fuente: Base Is

Comentarios

Publicá tu comentario