Ministro del Interior dice que militarización del Norte debe continuar ya que se está “pacificando” la zona

Francisco de Vargas minimizó las denuncias de abusos de parte de militares retrucando que solo se trata de “quejas”.

Pacificación. A pesar del fuerte contingente militar, los sicarios que mataron a Inocencio Sanabria ni siquiera fueron identificados. Foto: Reuters.

Entrevistado por la radio 780 AM, el titular de la cartera de Interior abogó por la continuidad de la militarización del Norte del país, ya que, según sostiene, se redujeron la cantidad de delitos.

“La presencia de los militares y de las fuerzas de tareas conjuntas en el Norte debe continuar, debe seguir porque se está generando un quiebre en esa posible relación que estás señalando (narcotráfico y EPP). Y no solamente con respecto a narcotráfico. Se han efectuado una cantidad de órdenes captura pendientes con respecto a otros hechos punibles. Es decir, esa presencia de los organismos de seguridad en la zona está trayendo una resolución de hechos punibles y también de pacificación”.

Asimismo, De Vargas restó importancia a las denuncias de violación de derechos humanos que estarían cometiendo los militares, calificándolas de “simples quejas” sin mayores pruebas.

“Hablaste de quejas. Desde mi punto de vista no son hasta ahora más que eso porque pese a que hemos insistido, no hemos tenido noticias específicas de algún tipo de atropellos a derechos humanos o algún tipo de denuncias. Incluso días atrás había sido yo convocado por la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados en la cual algunos de sus miembros me señalaban que iban a recibir una comitiva de la gente del Norte y yo les decía: bueno, ya que esa gente no se siente en confianza como para hacer la denuncia ante organismos policiales que las hagan ante la comisión y nos las pasan directamente al Ministerio del Interior para poder nosotros hacerle un seguimiento. Hasta ahora tampoco eso ha ocurrido”, aseguró a la emisora radial.

Sin embargo, a la par de las denuncias de hostigamiento y arbitrariedades contra los pobladores de las zonas militarizadas, los efectivos han fracaso incluso en la persecución de delincuentes comunes y, más allá de haber dado a conocer la identidad de supuestos nuevos miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), no se ha logrado la captura de ninguno.

El primer fracaso de las fuerzas de tareas conjuntas se había registrado en agosto en la localidad de Yataity del Norte, en el departamento de San Pedro, donde unos dos presuntos abigeos o asaltabancos evadieron a tiros una barrera policial en la madrugada y se internaron en un pequeño bosque de unas 4 hectáreas.  Los efectivos esperaron hasta el amanecer para ingresar al monte y perseguir a los supuestos delincuentes, por lo que estos finalmente pudieron escapar. (http://bit.ly/17dv2u5)

Otro operativo malogrado fue el realizado para capturar a un supuesto elemento del narcotráfico vinculado con el EPP identificado como Néstor Martínez, primo hermano de Severiano Martínez, quien fue ultimado en 2010. La incursión, al mando del ministro de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Luis Rojas, no pudo dar con el objetivo por haberse registrado una demora en llegar al campamento donde supuestamente se encontraba Martínez. Sin embargo, el titular de la Senad destacó el hallazgo de evidencia importante como marihuana, chalecos antibalas, cartuchos, pasamontañas y hasta una fotografía de Rodrigo Granda, conocido como el canciller de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC. (http://bit.ly/1aIsYsU). 

Asimismo, en la zona donde están apostados los militares se registró el pasado 17 de setiembre el asesinato del campesino Inocencio Sanabria, en la localidad de Arroyito, en un hecho que fue señalado como parte de los asesinatos selectivos de miembros de asentamientos campesinos que resisten contra el avance del monocultivo de la soja. Los familiares lamentaron la inacción de las fuerzas militares para capturar a los responsables. (http://bit.ly/1dtKD8J)

Con respecto a las simples “quejas” a las que se refirió De Vargas, se sucedieron varias graves denuncias que incluyen el ingreso de militares a una escuela de Tacuatí para interrogar a niños (http://bit.ly/16Fvr3r), la detención extorsiva con la exigencia de entregar sumas de dinero para ser liberados, según denunció el docente Sebastián Alfonzo (http://bit.ly/16owZ7C), y la violenta intervención en el domicilio particular del docente Ramón Denis Cardozo, quien habría sido confundido con Elvio Ramón Cardozo, sindicado como integrante del EPP (http://bit.ly/1ecNRBr). 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.