Ministro del Interior advierte sobre infiltrados en la huelga general con el fin de “desestabilizar”

Gobierno señaló que las Fuerzas Armadas estarán «alertas» el día de la huelga general del 26 de marzo ante supuestas acciones desestabilizadoras que se programan para la jornada de protesta. 

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, garantizó una "acción policial pacífica" para el día de la huelga general. Foto: Ministerio del Interior.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, garantizó una «gestión policial pacífica» para el día de la huelga general. Foto: Ministerio del Interior.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, declaró a radio Monumental que manejan información a nivel de inteligencia sobre supuestos infiltrados en la huelga general del 26 de marzo que cometerían ataques con el fin de “desestabilizar” al gobierno.

El secretario de Estado refirió que en una reunión con los organizadores de la huelga manifestaron su “preocupación bajo la premisa de que pueden haber infiltrados, que pueden desvirtuar, deslegitimar la marcha con el único objetivo de desestabilizar”.

Entre estos posibles hechos mencionó agresiones a los manifestantes, a los policías e incluso ataques a sedes estatales.

“Hay un interés de generar un ambiente de crispación que puede desembocar en enfrentamientos con la Policía Nacional con el único objetivo de desestabilizar”, dijo De Vargas.

Para evitar estos hechos instó a los participantes de la huelga a “colaborar” con los efectivos y apuntó que incluso las Fuerzas Armadas estarán “alertas” durante la jornada de protesta a nivel nacional.

El ministro garantizó una “gestión policial pacífica” y advirtió que garantizarían el “derecho al trabajo” de las personas que no se adhieran a la medida así como el funcionamiento de las instituciones.

La huelga general del 26 de marzo es convocada contra las políticas privatistas y represivas del gobierno de Horacio Cartes.  Se adhirieron a la medida organizaciones sindicales, sociales, políticas, estudiantiles, campesinas e indígenas que reclaman la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada, el reajuste salarial del 25%, el cese de la criminalización de la lucha social, de la militarización, por la libertad sindical, contra la suba del pasaje, por un modelo productivo y de desarrollo nacional, por la libertad de los campesinos presos por la masacre de Curuguaty y la recuperación de las tierras de Marina Cue.

Comentarios

Publicá tu comentario