Ministra de Justicia utilizó estructura pública para una venganza personal

La familia de joven denunciada por supuesto cobro indebido de honorarios tuvo un conflicto con la ministra de Justicia, Sheila Abed, cuando esta dirigía la ONG IDEA. 

Sheila Abed, ministra de Justicia. Foto: Hoy.

Entre las primeras acciones tomadas tras asumir como titular del entonces Ministerio de Justicia y Trabajo, Sheila Abed presentó una denuncia penal contra una joven que había prestado servicio al MJT, dándole una enorme difusión mediática al caso.

Abed había denunciado a Fiorella Gustale Gill por supuesto cobro indebido de honorarios por el monto de 35.980.000 de guaraníes por 8 meses de trabajo. Gustale Gill había sido contratada para realizar un estudio del impacto ambiental en las penitenciarías y la secretaria de Estado la acusó de no haber realizado el trabajo.

Sin embargo, tras las diligencias investigativas realizadas por la fiscala de Delitos Económicos y Anticorrupción, Liliana Alcaraz, se llegó a la conclusión de que la denuncia era infundada y que el trabajo fue realizado, por lo que el juez Julián López procedió a su desestimación en marzo pasado.

Venganza  

La ministra utilizó el aparato estatal, los recursos económicos y humanos del MJT (Natalia Cáceres Martínez, Mariana Vergonzi Morales, Nelson Mora Peralta y Carla Bacigalupo Planás) para llevar a cabo una venganza personal por un conflicto con la familia de la joven denunciada. Hace unos diez años, cuando Abed dirigía la ONG IDEA, tuvo un conflicto, del que no trascendieron los detalles, con Eduardo Gustale Portillo y con Violeta Gustale Gill, padre y hermana respectivamente de Fiorella Gustale.

De esta forma, la ministra llevó adelante una denuncia infundada, aprovechándose del poder que le otorga el cargo, para una venganza personal causando un gran perjuicio al honor y reputación de la joven profesional.

Resolución del juez Julian López por la cual desestima la denuncia contra Fiorella Gustale.

Comentarios

Publicá tu comentario