Militares se quejan de falta de recursos para la lucha contra el EPP

El destituido comandante de las FTC, Ramón Benítez, dejó el cargo en medio de denuncias de que no contaba con recursos necesarios para desempeñar su labor e incluso mencionó la existencia de un equipo paralelo que no estaba bajo su mando y que estaba operando en la Zona Norte. Este equipo supuestamente se dedicaba a monitorear su labor en la lucha contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Consultado al respecto, el comandante de las fuerzas militares, general Luis Gonzaga Garcete, dijo que son conscientes de la falta de los elementos tecnológicos necesarios y que el destituido comandante pudo haber llegado más lejos si se le dotaba de los medios necesarios, que no fueron proporcionados no por mezquindades, sino por problemas financieros.

“Se sabe. No había necesidad de que él denuncie. Su desempeño fue brillante. Con todo seguramente hubiese llegado mucho más lejos si se le dotaba de los medios a los que él hace referencia”, declaró Gonzaga Garcete en una entrevista difundida por Radio 1000.

“Pero no fue por un capricho, por una mera mezquindad. Fue por problemas que ustedes conocen, que es la cuestión financiera y presupuestaria”, añadió.

De acuerdo a reportes de prensa, las FTC tienen un presupuesto mensual de 3.200 millones de guaraníes al mes. A pesar de la disponibilidad de estos recursos, policías destacados en el lugar habían denunciado la falta de alimentos y que incluso debían juntar monedas para comer.

Este es el segundo relevo en la cabeza de las FTC. Benítez había asumido en agosto de 2014 en reemplazo de Mario Restituto González, quien fue removido por el presidente Horacio Cartes por la falta de resultados satisfactorios en el combate al grupo armado. Esta vez la razón sería la misma, además de las supuestas internas entre los militares. Asumiría el cargo el coronel Raúl Éric Salinas, que venía desempeñándose como jefe de estado mayor de las FTC.

Comentarios

Publicá tu comentario