Miles de estudiantes marcharon en exigencia de una mejor educación

En numerosos puntos del país estudiantes y docentes se adhirieron a la Marcha Nacional de Colegios Públicos y Privados, que tuvo su epicentro en Asunción, donde hubo una multitudinaria participación de estudiantes de distintos niveles así como gremios de docentes y directores. La actividad se inició con una concentración en la Plaza Italia, desde donde marcharon hasta la sede del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), donde entregaron un documento en que se exponían las demandas y propuestas de la movilización.

Las reivindicaciones fueron una educación de calidad, los kits escolares, almuerzo escolar, mejor infraestructura, cumplimiento del boleto estudiantil, capacitación a docentes y jubilación para profesores de institutos privados. También repudiaron el uso de los recursos del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) para compra de armas y otros equipos militares mientras las escuelas se caen a pedazos.

La ministra de Educación, Marta Lafuente, aguardó frente a la sede de la cartera estatal, donde intentó entregar flores, un ofrecimiento que fue rechazado por los estudiantes, que respondieron con vehemencia «no queremos flores, queremos educación». La secretaria de Estado dijo que comprendía la actitud de los jóvenes e incluso valoró la actitud «rebelde» de los manifestantes, pues de esa forma se logran los cambios necesarios.

Posteriormente se dirigieron a la Plaza de Armas, donde se realizó el acto central con la intervención de varios oradores. Esteban Italiano, del colegio Cristo Rey, destacó el nuevo despertar del movimiento estudiantil y auguró el principio del fin de la brecha entre los colegios públicos y privados. Asimismo, manifestó su exigencia por una educación digna y de calidad, que resuelva el problema de los altos niveles de deserción y que invierta al menos al 7% del Producto Interno Bruto (PIB), tal como lo recomienda la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), frente a los poco más de 3% que se invierten actualmente, un exiguo presupuesto que ni siquiera es ejecutado en su totalidad. También expresó su apoyo al reclamo de la jubilación para los docentes que trabajan en instituciones privadas.

Por su parte, William Kennedy, de la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (Fenaes), celebró el éxito de la marcha a pesar de las trabas impuestas y los amedrentamientos de parte de las autoridades para intentar impedir la participación de los estudiantes. El dirigente acentuó el reclamo por una educación pública y de calidad.

En tanto, Blasida Cardozo, del Bañado Sur, denunció las precarias condiciones de las escuelas de las zonas ribereñas, la poca inversión en educación, la mala calidad, la falta de preparación de los docentes, la falta de equipos informáticos, la persecución así como la injerencia religioso-partidaria en las instituciones, reivindicando en contrapartida una educación pública laica, gratuita y de calidad. Entre los reclamos también incluyó la necesidad de que los estudiantes guaraniparlantes accedan a una educación en su lengua materna, tal como lo establece la Constitución Nacional, y que el proceso esté acorde a las necesidades de los grupos a lo que está dirigido.

Por el lado de los estudiantes universitarios, Arturo Cano, de la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), señaló que el sector está aquejado por una decadencia estructural con esquemas autoritarios y corruptos que minan la institución. Además de adherirse al pedido de los estudiantes secundarios, los universitarios reclamaron la renuncia del rector de la UNA, Enrique Froilán Peralta, por los hechos de corrupción que lo involucran con la asignación irregular de rubros docentes.

Comentarios

Publicá tu comentario