Mercenario israelí habría formado paramilitares en Paraguay, según reportaje de canal internacional

Sería responsable de ataques mortales en el campo, según informes a los que tuvo acceso Hispantv. Se trataría de Yair Klein, quien formó paramilitares y milicias del narcotráfico en Colombia. El Ministerio del Interior dijo al medio que el mismo no presta «servicios al gobierno».

Yair Klein. Foto: El Espectador.

“Varios informes de inteligencia en Paraguay hablan de la implicancia de Yair Kleim, de origen israelí en casos de extrema violencia”, indica un reportaje del canal internacional Hispantv. Klein habría estado en el país para combatir al Ejército Paraguayo del Pueblo (EPP) en el año 2011, indica.

Varios referentes de derechos humanos en Paraguay mostraron preocupación ante esta posibilidad. El Dr. Joel Filartiga aseguró que Klein es un “terrorista profesional mercenario”. “Lo trajo Uribe Vélez, presidente de Colombia, para crear paramilitares” agrega el médico.

“Informes de inteligencia lo señalan como responsable de ataques mortales en el campo”, en Paraguay, que dejan a la población en zozobra en el norte de Paraguay”, agrega en otra parte el material.

Defensores de derechos humanos afirman que la aparición de paramilitares solo contribuiría a generar más violencia.

El periodista Jorge Zárate expresó al respecto, “aquí se intenta mostrar como una esencia de acción la movilización militar, cuando la acción debería ser el Estado completo en forma de guardapolvos, de los médicos, de los docentes, de técnicos agrícolas”.

Juan Carlos Troche, corresponsal y quien realiza el reportaje para Hispantv, señala que el Ministerio del Interior les aseguró que Yair Klein “no presta servicios en el gobierno”.

Klein

Yair Klein es un veterano de guerra israelí que estableció una empresa privada de mercenarios llamada Spearhead Ltd con la que proveyó de armas y entrenamiento a fuerzas armadas y así como grupos armados irregulares de varios países en especial de Sierra Leona y de Colombia donde entrenó a grupos paramilitares en la década de 1980.

En segunda mitad de los años 80 entrenó a los grupos paramilitares colombianos, así como a las milicias del narcotráfico de ese país, encabezadas por hombres como Gonzalo Rodríguez Gacha (El Mexicano) y Pablo Escobar Gaviria (El Patrón). Actualmente se refugia en su país de origen, tras intentos infructuosos de países como Colombia, que solicitaron su extradición.

Klein fue condenado por una corte colombiana en 2002, pero en ese entonces no fue capturado, entre otros motivos porque los procesos prescribieron y una circular roja de la Interpol en su contra expiró.

Tras su paso por Colombia, estuvo en Sierra Leona, país donde pagó una condena de 16 meses por proporcionarle armamento al grupo subversivo Frente Revolucionario Unido.

Klein afirmó en una entrevista con Caracol Televisión que visitó Colombia por solicitud de la policía para entrenar a sus miembros. Criticó el proceso de desmovilización de los paramilitares, calificándolo de «estupidez» y dijo que, si lo dejaran volver a Colombia, sería capaz de destruir la guerrilla de las FARC en seis meses. Dicha entrevista motivó a las autoridades colombianas a pedir nuevamente su captura. La Interpol emitió una circular roja contra él y otros dos mercenarios israelíes en abril de 2007.

Fue detenido en Rusia en agosto de 2007.

El 11 de febrero de 2008, el Gobierno de Rusia anunció que extraditará a Bogotá al ex coronel israelí Yair Klein, condenado en ausencia por terrorismo en Colombia.

El 3 de abril de 2010, la Vicepresidencia de la República de Colombia criticó fuertemente una decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en relación con la extradición del criminal de guerra Yair Klein.

El 9 de noviembre de 2010 es negada la orden de extradición para Yair Klein por parte del gobierno de su país en donde permanece oculto tras la medida de aseguramiento que existe en su contra desde el 2002; simplemente porque se cree que no habrá garantías de su seguridad en una cárcel de Colombia.

En noviembre de 2012, Klein declaró ante el Tribunal superior de Bogotá. En dicha declaración dijo que los entrenamientos a grupos de autodefensa que realizó en Colombia en los años 80 eran conocidos y estaban respaldados por el Gobierno de la época, sin indicar nombres concretos.

Comentarios

Publicá tu comentario