Mercenariado en el mundo del agronegocio

Opinión acerca del proyecto de resolución del Senave que cambiará los procedimientos para la importación de plaguicidas, fertilizantes, enmiendas y afines, y los usos declarados de plaguicidas.

Imagen: Ecologiablog.

En medio de la difusión de los primeros capítulos del culebrón liberal, que por semanas ha ocupado parte de la atención de la población, algunos personeros de los grupos de poder del agronegocio, han ocupado espacios en ciertos medios de comunicación para relanzar su campaña de improperios contra organismos del Gobierno, reiterando su odio a las reivindicaciones  sociales que, en el fondo, no es más que una involuntaria confesión del  miedo clásico que incuban ciertos sectores ante el despertar del pueblo.

Siglos de historia enseñan que la convivencia humana es posible, pero quienes carecen de honestidad mental y suman a ello una desmedida voracidad y angurria que los aliena en el amor al dinero, y terminan por alquilarse a los capitales transnacionales, pretenden convencernos de que la relación entre los seres humanos es infinitamente más mortal que entre todas las demás especies de animales.

El cáncer de la corrupción, que mantiene a nuestro Paraguay como uno de los países con mayor desigualdad social  en el mundo, es caldo de cultivo para esos vendepatria que se concentran en grupos duros, cuyos patrones, desde las sombras, les ordenan actuar con la certeza de que el destino humano es la aniquilación de todo proceso político, institución o persona que no acepte sus reglas de juego.

Habituados a ignorar la función reguladora en las relaciones sociales, la presencia de leyes y normas les molestan y pisotean con sus actos a todo el campo de la legalidad que, mal que les pese, determina la conducta personal e institucional, tanto pública como privada.

De nuevo, el blanco de los ataques ha sido estos días el SENAVE (Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas), porque según sus detractores, el presidente, ingeniero Miguel Lovera,  tiene planes para aumentar la burocracia en la importación de agroquímicos, con lo cual “daría golpe mortal al agro”.

Quien aparece en la denuncia, “porque vuelve más costoso y menos competitivo al sector”, es el conocido mandadero de las compañías transnacionales que amontonan sus beneficios explotando nuestros recursos naturales, sin aportar nada al desarrollo del país, el ingeniero Ramón Sánchez, quien funge de presidente de la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (CAPASAGRO), y de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), dos entidades que “sólo esperan que se vaya el Gobierno de Lugo y con él Lovera”.

Se cuida muy bien el difamador de mencionar que la Dirección de Agroquímicos del SENAVE abrió un período de consultas en el marco del proyecto de resolución que cambiará los procedimientos para la importación de plaguicidas, fertilizantes, enmiendas y afines, y usos declarados de plaguicidas, tal como lo informó el diario ABC, días atrás.

Incluso, en clara actitud de diálogo y estimulando las consultas, SENAVE decidió recibir hasta el día 15 de este mes, todos los aportes que, en calidad de sugerencias, críticas y modificaciones al proyecto, quieran presentar los interesados. Su correo electrónico es: agroquímicos@senave.gov.py.

Esos grupos son enemigos del SENAVE y toda institución de Gobierno que se esmere por transitar legalmente, y de toda educación realista y democrática, porque están formados en el autoritarismo que da la ignorancia supina y la posesión de dinero fácil, que les hace desconocer sus obligaciones como sujetos sociales, paridos por viejas creencias feudales que convirtieron la violencia como médula de las leyes y, sin conciencia de sus propias limitaciones como individuos y miembros de una clase social históricamente trasnochada, se sobreestiman.

Su inconducta, sus antivalores morales, les han permitido por décadas y hasta por siglos,  imponerse a la gente humilde, forzando su exclusión, que aumenta con cada ciclo de los caos que inventa el sistema capitalista para concentrar más poder, y niegan todo derecho al marginado social si se resiste a ser explotado, al que sólo le ofrecen el hambre como antesala del cementerio, dado que el objetivo es eliminar cuanto antes a toda persona que carezca de medios para aportar plusvalía y beneficios al mercado.

La ley sólo es insensata cuando es elaborada por la concepción tiránica de los cerrados grupos de dominación, que anulan su función reguladora y la convierten en un martirio para la mayoría de la gente honesta, provocando desestabilización estatal, conflictos y enfrentamientos entre los diferentes estamentos sociales.

Estos grupos de poder, transgresores de los derechos elementales de la convivencia humana y de la soberanía de las naciones, continúan aplicando su ley de siempre que sólo mira al ser humano como un objeto que, arrodillado, le debe producir ganancias, jamás como un sujeto social.

No advierten, estos pervertidos personajes, que la historia registra numerosas enseñanzas de la conversión de ese explotado y despreciado individuo, en un actor social y constructor de su propia vida que, con nueva conciencia de su quehacer social, es capaz de sepultar en comunidad los abusos de sus explotadores.

El comportamiento de estos mercenarios locales, que están al servicio de las transnacionales, hábiles en transgredir las leyes que obstaculicen sus planes de aumentar su enriquecimiento fácil, en nada se diferencia del torturador que sólo busca convertir a su víctima en nada, gozando tanto con su sufrimiento como con su extinción física, después de haberlo disminuido integralmente. Cosas de sádicos.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.