Mensaje electoral a los paraguayos

A pocas semanas de las elecciones políticas que se realizarán en nuestra lejana patria de origen, no podemos sino hilvanar algunas líneas de saludo y de congratulación, a nuestros compatriotas que se aprestan a participar en tan importante acontecimiento cívico.

Fuente de Imagen: www.iecah.org

Las elecciones políticas, en efecto, constituyen la fiesta más significativa de toda sociedad democrática. En ella se celebra el rito cívico en el cual cada ciudadano, en la intimidad de su conciencia, depositará su voto no tanto para hacer vencer a su propio partido cuanto para elegir a los mejores futuros administradores de la nación.

Y por mejores administradores entendemos a los hombres más capaces, honestos y desinteresados, en el servicio del bien común de la colectividad. El partido  político no es un fin sino un medio de participación para la realización de tan noble ideal.

En tal sentido en el Paraguay tenemos aún mucho camino por transitar. En nuestra joven y frágil democracia  muchos compatiotas tienden aún a pensar más en el bien del partido que en el bien de la comunidad nacional.

La idea de la construcción de una patria  justa, equitativa y solidaria, con igualdad de oportunidades para la realización personal de todos los ciudadanos por encima de la pertenencia partidaria, es aún nueva y reciente.

En la tarea de la realización de una Patria Nueva todos los partidos políticos, viejos y nuevos, estan llamados a dar lo mejor de sí mismos.

El Partido Colorado está llamado a recuperar su antigua tradición popular y democrática eclipsada por el matrimonio perverso con el stronismo que lo transformó en una verdadera máquina de la corrupción y del mal gobierno, hoy rechazado por todos, incluso por muchos de sus partidarios mas honestos y autenticamente patriotas.

Es necesario que recuerden los versos del poeta colorado de nuestra ya lejana juventud: Teodoro S. Mongelos, quien entre otras cosas así se expresaba en nuestra lengua vernácula:

                    Jha che retà Paraguay

jhi ‘ante ma rojhechà

re pó , re ye tybyró

jha  upévo tové tosó

jhasypevé pe ne sá

Magmá ne memby teé

jhí ‘á ma ro pytu ‘ú

topamí pe yepoyjhú

ñorairó jha pó caré

Epagna jha esapucai

topami tecoasy etá

Jha… che retà Paraguay !

 El Partido Liberal está llamado a recuperar el recuerdo de sus gobernantes más ilustres entre los cuales de destaca Eligio Ayala, el mejor presidente paraguayo de la primera mitad del siglo pasado. Este gran ciudadano en su juventud transitó por tierras europeas -como cualquier migrante de nuestro tiempo-  y  en su madurez volvió a su país para servirlo con capacidad, honestidad y abnegación, hasta morir pobre y asesinado, convirtiendose así en el primer profeta y mártir  del bien común de nuestra patria .

Los Partidos y Movimientos Progresistas de nuestro tiempo por su parte, están llamados a ser concientes de que ellos constituyen la mejor promesa del futuro social y democrático del Paraguay, no obstante la  fragilidad electoral de su atomizado presente, el objetivo actual de estos, no es ganar las elecciones presidenciales sino sanear el Parlamento Nacional mejorando la presente situación de verdadera tirania  parlamentaria  voraz y corrompida, a la cual está sometido todo el pais, como ha testimoniado recientemente el siniestro » puch » de Junio pasado. Despues de las elecciones ellos están llamados a un gran esfuerzo de reflexión unitaria  importante para el futuro político de la nación.

Y nosostros los «paraguayos de la diáspora», por nuestra parte, estamos llamados a elavorar el luto de la Frustración  Referendaria vencida en Octubre del 2011 – que nos acreditó nuestro legitimo derecho al voto – pero  que no podremos ejercitar por ineficiencia del Tribunal Superior de Justica Electoral (TSJE), mañosamente manejado por los vértices de los Partidos Tradicionales, temerosos de un masivo voto progresista de los compatriotas residentes en el extranjero.

No importa. Nos podrán impedir votar pero no nos podrán impedir  «soñar» y seguir luchando con la «batalla de las ideas» por la construcción de un Paraguay Nuevo y Feliz en estos últimos años de nuestra ya larga vida que, como un «camalotal » de nuestros ríos paraguayos en creciente, va deslizándose lenta y serenamente hacia el océano infinito de la eterna beatitud cósmica.

Roma , 02 / 04 / 13

*Angel Sauá Llanes es ciudadano paraguayo residente en Roma.

Comentarios

Publicá tu comentario