Melquiades Alonso: “La movilización estudiantil expresa una aspiración profunda de mejor educación”

Entrevista de Julio Benegas Vidallet

Melquiades Alonso es un respetado docente universitario, de larga trayectoria, miembro del Consejo Superior de Educación. Dice que en el centro de las demandas estudiantiles se encuentra la participación en los asuntos educativos del país. Y que el Estado no reconoce el derecho de docentes, alumnos y otros estamentos a discutir y decdiir políticas educativas reales.

Alguna vez el gobierno de Fernando Lugo le ofreció la cartera de Educación y él la rechazó. Finalmente, conformó el Consejo Superior de Educación, casi inexistente en las discusiones de los últimos tiempos.

-Melquiades, cómo ves las movilizaciones estudiantiles y la renuncia de la ministra Marta Lafuente

Dos cosas: una, la aspiración profunda en una educación mejor. Se nota en todo país. Lo otro es un rechazo a la corrupción. Es importante que se hayan generalizado las protestas, por más de que en el caso concreto de la ministra el tema corrupción no es lo fundamental. Para la gente que tiene ideas más claras la cuestión fundamental pasa por la participación.

-Cómo es eso

Se llama al diálogo no sé para qué, porque no se toma a la gente como pares. Se desconoce el derecho del otro a tomar decisiones.  Es un momento para profundizar qué tipo de educación se quiere. Ellos pueden plantear aspiraciones y necesidades, lo que debe ser el resultado de participación real.

Por eso hay que cuidarse de los pactos.

-De qué pactos

Y acá, como te dije, se convoca a diálogo sin reconocimiento real de la interlocución. El único pacto posible es la participación. De crear instancias permanentes de participación. Si lo que pretenden es un pacto, este pacto no puede basarse en “Juntos por la educación”.

Ese es el proyecto de los empresarios, que tienen, entiendo, legítimo interés, pero que conciben la educación como servicio no como derecho humano. Frente a esta visión deben estar las múltiples formas de concebir la educación.

-¿Es posible la inversión del 6 o 7 por ciento en Educación con el actual sistema tributario. Qué cosas fundamentales podrían cambiar con una mayor inversión?

Un sistema tributario más justo necesitamos. Pero, por otro lado, si no nos detenemos a elaborar prácticas participativas, más recursos para qué. Ya tenemos recursos del Fonacide, no estamos sabiendo cómo usar de modo apropiado.

En el tema docente, por ejemplo, la gente que viene pagada con esos fondos. Se acaban los fondos y termina todo. Necesitamos formar núcleos permanentes con un pensamiento educativo para Paraguay, con gente que entienda, de buen nivel, la enseñanza y la planificación.  Necesitamos núcleos que compartan un pensamiento y una mística.

-Qué ocurre con la educación. Por dónde centralmente pasa la disconformidad, a tu criterio.

Entender que educación no es infraestructura, no es que no sea importante, no es merienda, almuerzo, útiles. Son la base, pero necesitamos docentes en condiciones diferentes, motivados con una causa. Esa causa es principalmente transformar el país.

-Cómo es eso. Qué pasa hoy con el docente. Cómo lo ves en tiempos de internet, de información dispersa, múltiple. Cómo se forma para enfrentar estas nuevas realidades.

Debe dejar de ser un agente que cumple directivas; el docente tiene que crecer, ganar en autonomía y creatividad.

Se proyecta gastar un dineral en tecnología, por qué no una televisora educativa. Dinero para la producción de programas. Podemos repartir computadoras, sí, pero el contenido sigue siendo lo más importante. Nosotros tenemos que seleccionar.

Necesitamos instituciones dignas con un componente importante: la enseñanza de lo público. No puede ser que cada año se deban cambiar miles de sillas. La gente tiene que entender que lo púbico es de todos. En este país lo público es de nadie. Si nosotros reflexionáramos el comportamiento campesino de lo público, tendríamos que hablar de reforma agraria. Si esto trasladáramos, es necesario profundizar la concepción de lo público en educación. Es decir, un derecho humano, compartido, no un servicio como centralmente plantean algunos grupos empresariales y algunos organismos internacionales.

-Volviendo a las movilizaciones, cómo ves a los muchachos en este ejercicio

En este momento en el colegio hay posibilidad de interacción de jóvenes. Más allá de aprovechar la rabia, es bueno también reflexionar. En tiempos normales solo tienen el recreo, este es un momento importante. Están compartiendo con sus compañeros formación ciudadana.

-Antes, la primera fuente de información académica era la escuela. Toda la autoridad del saber era confiada a la maestra o al maestro. ¿Qué pasa hoy, en estos tiempos en que muchísima gente accede a múltiples fuentes de información?

Las escuelas deben ser una especie de centro cultural comunitario, donde la gente trae sus costumbres, sus conocimientos y se contrastan con una visión científica. No siempre la visión de sentido común es científica. En la escuela se aprende a leer, a multiplicar; ahora valoramos mucho más la tecnología más que el mensaje. El uso de las nuevas tecnologías no sería mucho problema si fuera un instrumento más. Un tiempo atrás los hijos sabían leer pero respetaban el saber de los padres. Hoy esto no se da. No es el saber de las generaciones anteriores el que se revalora o se pone en observación. Hay una sobrevaloración de un saber hacer, un saber tecnológico, que encubre el contenido. Alguien que se entretiene con los que otros producen. Corremos el riesgo de tener escribas, de gente que dice lo que debe hacer y otros que lo hacen. Aceptamos que no somos la única fuente, pero no podemos dejar de papel de orientador.

-Qué es lo que hace de este actual modelo, el del gobierno de Horacio Cartes, tan distinto a los anteriores.

La relación con los estamentos. Se comenzó golpeando una huelga de docentes, descontando sueldos. Luego el intento de sacar la jornada sindical.
Se crean dificultades con los docentes. Se cambió un sistema de supervisión. Se reforzó la idea de que los supervisores son controladores, no ciertamente acompañantes, que se deben a las disposiciones de la superioridad. Una conducción muy personal, con grupo afín, sin pensamiento distinto, demasiada coincidencia con el pensamiento de las autoridades. Uno puede tomar la decisión, pero debe tener muchas miradas.

-Qué pasó con el Consejo Nacional de Educación. No se lo vio, no se lo sintió en estos tiempos.

Dentro del consejo nacional hay un grupito que controla y que invirtió el papel. A nivel personal, yo pedí que se reuniera. El consejo estuvo muy bueno cuando estaba Juan Díaz Bordenave, había un intento de participación y discusión reales

-Quiénes conforman ese “grupito” que controla el consejo

El padre montero Montero Tirado, Aida torres, Ramiro Domínguez forman parte del ejecutivo.

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    Neder Augusto Gomez
    7 mayo, 2016

    Es muy buena la visión que plantea Melquiades, comparto plenamente…La educanción debe ser participativa , pero un participación real de los diferentes actores educativos y sociales.
    La educación debe propiciar la realización plena de la persona y la transformación social. Para ello es muy importante la infraestructura, la tecnología pero como un medio más y no como un fin…
    La educación debe generar una conciencia crítica reflexiva y de responsabilidad en el cuidado de lo público que debe ser visto como un bien que es de todos y todas.
    El papel del docente es de suma importancia ya que con autonomía y vocación debe propiciar la construcción de conocimientos, orientar, guiar en y con los demás actores educativos los ideales comunitarios, sociales hacia un solo fin el de vivir dignamente..
    La educación no sólo es resplnsabilidad del MEC, todos debemos estar abocasos en pensar y hacer juntos el tipo de educación que responda a las necesidades reales de todos y todas. Todos los ministerios, gobernaciones, municipios deben trabajar juntos por un modelo educativo que este centrado en el desarrollo integral de las personasiguientes, con hefragmentos suficientes para actuar con autonomía y amor propio por la familia, la comunidad, el municipio y el país en general…
    En todo esto los medios masivos de comunicación juegan un papel más que fundamental… Y si debemos seleccionar que tipos de programas necesita la sociedad para ir creciendo en cultura, conocimientos, valores y todo lo que necesitamos para vivir dignamente todos y todas en igualdad de oportunidades y condiciones….

Publicá tu comentario