¿Mba’ére ñande rova mokôi guaraníndi?

Publicistas, cineastas, poetas y lingüistas ganan prestigio y dinero con el guaraní fuera del país. Paraguayo he’i ohaihuha guaraníme. Sin embargo, Carmiña Massi había mostrado, honestamente, la otra cara con la que también miramos al guaraní. ¿Mba’ére?.

 

El twiter de la locutora Carmiña Massi que, en el 2011, creó una gran polémica. Fuente:  abc.com.py

El twiter de la locutora Carmiña Massi que, en el 2011, creó una gran polémica. Fuente: abc.com.py

Enrique Biedermann está más que contento: su publicitaria ha ganado dos premios en el prestigioso concurso de publicidad del Cannes Lions de Francia. A uno de sus creativos se le ocurrió incorporar el guaraní en facebook.  Es la misma idea que se le ha ocurrido en los últimos 15 años a cinestas, poetas y lingüistas: usar, como debe ser, el guaraní para ganar plata y prestigio. Lo pueden testificar las películas 7 Cajas, karai Norte y Hamaca Paraguaya; la poesía Che sy, los muchos docentes y lingüistas que investigan y enseñan para agencias de cooperación y universidades de otros países. Queda claro que la calidad del contenido de sus productos en sí mismos han incidido fundamentalmente para que ganen aquellos premios. Pero también, sin dudas, las premiaciones extranjeras tienen en cuenta el elemento diferenciador de este país en el sistema mundo capitalista: el guaraní. Los beneficiados están utilizando, como debe ser, al idioma.

La valoración lingüística y cultural que se tiene fuera del país del fenómeno de una lengua de origen indígena que, con el decurso del tiempo, se ha convertido en un idioma nacional, contrasta sin embargo con la contradictoria relación que los paraguayos y paraguayas tenemos con el idioma que, aún hasta hoy, sigue siendo la lengua más hablada. Noñe hendúi  jeperô chupe médiope, universidápe, oficina hápe ha Estádope, oñe ñe’égueteri cállepe, ógape, kánchape, plázape, ñembojaru hápe.

Ñande paraguayoko ñamo ñe’e’ipa guaraníme. Ja’e upérupi jahaihuha peñe’éme. Ñande jurúpe, ñaperfumamba chupe, ñahetû chupe; jaharô katu ambue tetâme, ñañe’eséma katu guaraníme. Ha jajapóma katu ta’anga, ñe’e poty ha purahey guaraníme. Apéve iporâmbaite.

Sin embargo, la mentalidad colonial del paraguayo (negarnos a nosotros mismos, negar lo que somos por creernos inferiores) es el verdugo de una de sus lenguas; es el verdugo de sí mismo. Por esto vemos cómo la mayoría de los periodistas, docentes, cineastas abogados, actores, sociólogos, pedagogos y escritores, muchos de clase media y asuncenos, hablan del guaraní, pero no en guaraní.  Y si lo hablan, es en la cocina, con sus empleadas, con los campesinos, en las canchas de fútbol, en la rabia del día. Nunca en espacios públicos, en espacios de poder. Pueden hacer películas, poemas, tratar con sus clientes, festejar el Día del Idioma Guaraní. Pero no educarán a sus hijos ni agradecerán públicamente su premiación en guaraní. En este contexto se entienden las expresiones que, en el 2011, había proferido la locutora radial Carmiña Massi. No fue solo un pensamiento de ella. Es una contradicción de la mayoría de los paraguayos.

¿Mba’ére ñane rova mokôi guaraníndi? Ja’e porâna ñande jupe: creemos que no tiene el prestigio que tiene el inglés o el alemán o el castellano; y a partir de aquí creemos que no es útil para la vida. Upévareko sy ha týua kuéra no ñe’evéima imemby kuérape guaraníme. Amo ñande ryepyetépe ñaimoâ ndo valeiha guaraní. Kóa ñaimoâ hína haimete enterovetéva jaikóva kotetâme.

Esta falsa creencia  es fruto de la ignorancia y del Poder. De la ignorancia porque ningún idioma (ninguna cultura) es inferior ni superior a otra. Del Poder porque los que deciden en este país (comunicadores, políticos, empresarios, docentes, artísticas) le niegan al guaraní espacios públicos, espacios de poder como los medios, las instituciones públicas, los discursos orales colectivos.

 

Comentarios

Publicá tu comentario