Masacre de Curuguaty: 9 fueron ejecutados por la policía, afirman familiares de víctimas

“Yo estoy segura que mis dos hermanos fueron ejecutados. Con uno de ellos hablé cuando él estaba herido. En el cuerpo del otro vi que la bala venía de arriba abajo y estaba en el medio de la cabeza y salió atrás de su oreja la bala. Nueve campesinos encontramos en esa forma, con disparos a quema ropa, como el que sufrió Adolfo Castro”, dijo Martina Paredes, que perdió a dos de sus hermanos en la Masacre de Curuguaty, De Los Santos y Luis.

Foto del acto de recordación por los ocho años de la matanza. Foto: Facebook

Paredes afirma no tiene dudas de que el resultado de una investigación seria confirmaría que la mayoría de los campesinos fueron ejecutados por la policía luego de ser atrapados. “Sin dudas va a salir si es que hay una investigación seria y responsable y si hay voluntad de hacer eso”, señaló.

Las organizaciones del distrito de Yvy Pyta, donde ocurrió la matanza, afirman que sus reivindicaciones, tierra, justicia y libertad, siguen tan firmes como antes. Sostienen que fueron víctimas de una operación política preparada para la destitución del entonces presidente de la República, Fernando Lugo, quien fue echado del Poder Ejecutivo mediante un Golpe de Estado Parlamentario viabilizado mediante un juicio político exprés.

“Después de mucho tiempo habían sido derrotados los partidos tradicionales, y justo en el momento en el que Fernando Lugo, prometía muchas cosas para el campesinado, entonces, esto se usó, se preparó a espaldas de él y le echaron. Eso pensamos”, refirió Martina.

Las condenas a 14 campesinos por la Masacre de Curuguaty fueron anuladas en julio de 2018. Sin varios de ellos fueron privados de su libertad desde junio de 2012. Martina Paredes recordó que los expresos presentaron su denuncia por haber sido tenidos en prisión durante tanto tiempo de manera injusta y que esperan que sus expedientes se muevan. “La carpeta seguramente está durmiendo ahí. Tenemos que seguir reclamando para que haya justicia”. Señaló. Hoy, a ocho años de la tragedia, las familias están asentadas en las tierras conocidas como Marina Kue. Exigen que el congreso derogue una Ley mediante la cual sus usurpadores, la familia Riquelme, donó las tierras públicas al Estado paraguayo y la convirtió en supuesta reserva forestal. La derogación de la Ley permitirá que las políticas públicas lleguen a la comunidad, explicó Martina Paredes.

Comentarios