Más empleo precario y beneficios fiscales a maquiladoras

El Ministerio de Industria y Comercio (MIC) informa en su sitio la aprobación de dos nuevos proyectos de maquila de parte del Consejo Nacional de Industrias Maquiladores de Exportación (CNIME) por una inversión de USD 9.691.425, que se traduciría en 473 puestos de trabajo.

La primera es la multinacional Leoni Wiring Systems Paraguay SRL, una empresa de autopartes que invertiría US$ 4.042.382 y que según la información facturó en Europa en el primer trimestre de este año 1.100 millones de euros. La fábrica se dedicará a la producción de cableados para marcas como General Motors, Audi, Caterpillar, Mercedes Benz, que próximamente serán fabricados en Brasil.

El otro programa es de la brasileña Itidai Compañía Paraguaya SA, que con una inversión de US$ 5.649.043 se asentará en Minga Guazú para dedicarse a la fabricación de productos de uso eléctrico.

El reporte oficial señala que en lo que va del año 2015 se aprobaron 12 programas que totalizan inversiones por US$ 25.113.705 y que significaron 834 nuevos puestos de trabajo para empleo directo y 359 para contratación en forma indirecta.

De esta forma, del 2013 al 2015, el gobierno de Horacio Cartes aprobó 48 proyectos de maquila por US$ 121.032.518 y que habrían sumado 4.800 personas. Sin embargo, el economista Fernando Masi advierte que los informes oficiales muestran los proyectos aprobados, no las inversiones realizadas, así como los datos de mano de obra indican el número de puestos de trabajo a crearse con las inversiones proyectadas, pero no la cantidad de empleos que realmente fueron creados.

Bajo aporte

En el país actualmente se encuentran funcionando casi 100 maquiladoras, que tributan el 1% sobre sus exportaciones y representan en conjunto el 0,1% de las recaudaciones, equivalente a 9.783 millones de guaraníes (USD 1.907.017), de acuerdo a los datos de la Secretaría de Estado de Tributación del Ministerio de Hacienda.

Además de los beneficios fiscales, las plantas acceden a mano de obra barata en el marco de la Ley de Primer Empleo, que incluye figuras como la “capacitación laboral”, “la práctica laboral”, “la beca de trabajo”, “el contrato de primer empleo” y “el contrato de aprendizaje”, mediante los cuales los periodos de prueba se extienden y los jóvenes cobran menos del salario mínimo a cambio de adquirir experiencia laboral.

En este sentido la norma establece que “en caso de que el joven muestre un desempeño aceptable a criterio del empresario, podrán desarrollar un contrato por 3 meses, donde la remuneración será del 60% del salario mínimo”. En casos de otras modalidades como las becas de trabajo el Estado asume el pago de un porcentaje del salario de los jóvenes empleados en las empresas privadas.

 

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    Diego Figueredo
    22 marzo, 2016

    Correo electrónico de RRHH para envíar mi currículum

Publicá tu comentario