Martín Almada explica el Plan Cóndor en «Conversando con Correa»

«Aquel referente paraguayo en la lucha por los derechos humanos participa del programa ‘Conversando con Correa’, donde dialoga junto al expresidente ecuatoriano sobre las dictaduras en América Latina y la fragilidad de la democracia actual en distintos países de la región», dice la introducción al programa de la teledifusora rusa RT.

Así reseñó la entrevista RT en su sitio web: «En esta nueva edición de ‘Conversando con Correa’, el expresidente ecuatoriano dialoga con Martín Almada (83), pedagogo, activista y defensor de los derechos humanos en Paraguay, quien fue torturado y encarcelado de modo ilegítimo durante la dictadura de Alfredo Stroessner.

«El 22 de diciembre de 1992, con la ayuda de un juez valiente, pudo descubrir y demostrar al mundo que existió el Plan Cóndor», introduce el anfitrión del programa al presentar a su invitado, haciendo alusión al sistema continental coordinado con Washington para secuestrar y desaparecer personas por motivos políticos.

«Fue un pacto secreto entre los gobiernos militares de Sudamérica, en países como Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay y Paraguay», señala el entrevistado. Y lamenta: «Costó más de 100.000 víctimas». Entre los fallecidos y desaparecidos, había «dirigentes de la clase obrera, estudiantes, profesores, militares institucionalistas y economistas», repasa.

En su consideración, el Plan Cóndor «comenzó en el 64, con el golpe de Estado militar en Brasil, pero se formalizó el 25 de noviembre del 75 en Santiago de Chile, después del golpe de Pinochet», quien derrocó al gobierno socialista de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973.

Sobre la persecución que padeció en Paraguay cuando no había democracia, Almada recuerda: «En la década del 60, era director de una escuela primaria y secundaria en San Lorenzo, en los alrededores de Asunción. Y con el apoyo de la Universidad Católica, abrimos un capítulo sobre la metodología de la enseñanza educativa liberadora de Paulo Freire. Ahí comenzó mi tragedia».

Defendí la tesis diciendo que en el Paraguay la educación estaba al servicio de la clase dominante. Y molestó mucho eso

Por esos días, también era dirigente sindical, y se sentía presionado por las autoridades de facto. Así, solicitó una beca a Argentina para estudiar con mayor tranquilidad, y en ese país vecino, que todavía no estaba en dictadura, realizó sus avances académicos: «Defendí la tesis, diciendo que en el Paraguay la educación estaba al servicio de la clase dominante. Y molestó mucho eso».

Durante la charla con Correa, realizada a través de Internet debido a la emergencia sanitaria global, aquel referente en derechos humanos cuenta cómo obtuvo los papeles que revelaban «la penetración de la CIA en las universidades y colegios del Paraguay». Y comenta: «Así comenzó mi vida denunciando a los EE.UU. Regreso a Paraguay el 26 de noviembre del 74, va la Policía secreta a mi escuela, y me toman».

Asimismo, Almada repasa el valor histórico de otros documentos hallados, que comprobaban la implicancia del Ejército paraguayo en el Plan Cóndor: «La UNESCO declaró esto ‘memoria del mundo’, por la importancia de su contenido».

En cuanto a la actualidad de la región, el entrevistado ya había señalado en 2016 que «el Cóndor sigue volando en América Latina». Ante la consulta de Correa sobre el tema, opina: «Cuando comenzó el Cóndor, fue una represión estrictamente militar. Siguió siendo militar en Honduras. Luego echaron a Lugo, y ya no era solamente militar, era a través del Parlamento. Después fue Lula. Últimamente, el Cóndor apareció de cuerpo y alma, así como nació estrictamente militar y policial en Bolivia. Con la ayuda, lógicamente, de los medios masivos de comunicación», concluyó señalando.

Comentarios

Publicá tu comentario