Marina Silva: la mujer que forzó la segunda vuelta en Brasil


Con el 100% de los votos escrutados la candidata oficialista Dilma Dilma Rousseff (PT) obtuvo casi un 47% de los votos. Por sobre 32,6% del socialdemócrata José Serra. El próximo 31 de octubre se definirá el sucesor del carismático Lula da Silva.

Sin embargo la gran sorpresa en la jornada del pasado domingo sin duda ha sido Marina Silva, candidata ecologista que contra todos los pronósticos consiguió un 20%. Por ende Silva es la responsable de la segunda vuelta en las presidenciales del vecino país.

Silva nació el 8 de febrero de 1958, en una aldea de seringueiros llamada Breu Velho, en el Seringal (plantación de árboles de caucho) Bagaço, a 70 kilómetros de Rio Branco, en Acre. Durante sus primeros años ayudaba a sus padres en las tareas del hogar junto con sus con sus hermanas, demostrando habilidades en la caza y la pesca, posteriormente se dedicó a la recolección de caucho.

En 1981 luego de aprender a leer, escribir y operaciones básicas de matemática se matricula en la Universidad Federal de Acre, momento donde descubre el marxismo y se une al Partido Revolucionario Comunista. En 1988 ingresa al mundo de la política como concejal en Acre, sus posturas políticas generaron molestias en sus adversarios, pero también respeto y admiración de los habitantes del Amazonas.

También ha sido compañera de lucha de Chico Mendes, con él fundó la filial de la CUT en Acre en 1985. En ese año se hizo miembro del Partido de los Trabajadores (PT). El año siguiente, en 1986, se hizo candidata a diputada federal, pero no logró ganar la elección. Durante el Gobierno de Lula ejerció el cargo de Ministra del Medio Ambiente, desde agosto del año pasado es integrante del Partido Verde, entrando en la historia por ser la primera mujer de una minoría en candidatarse a una elección presidencial y haber alcanzado casi 20 millones de votos.

Votos de Silva definirán al próximo presidente.

Los 20 millones de votos obtenidos por Silva son fundamentales para los dos aspirantes que competirán en la segunda vuelta. Tanto Serra como Rousseff emprenderán acciones para contar con el apoyo de este importante sector del electorado brasileño.

Según Dilma Rousseff todavía no es conveniente comenzar a negociar, no obstante espera llegar a una conciliación que permita contar con los votos ecologistas en favor de la candidata del Partido de los Trabajadores.

Por su parte Serra afirma tener «gran proximidad» con los Verdes, y dijo que, de resultar elegido, los temas ambientales no serán tratados como «un apéndice» y tendrán prioridad.

Comentarios

Publicá tu comentario