Marcos Ibañez: «La neocolonización en América es con la espada, la pluma y la cruz»

«El reloj cultural de la humanidad parece detenerse en 1492, en épocas de la conquista y colonización de América. Más de cinco siglos después les seguimos llamando “indios” y ellos “hombres blancos”. Los Gobiernos y Estados, no promueven el respeto y promoción de las lenguas nativas, sus territorios,el reconocimiento de los derechos culturales, lo cual condena a varias lenguas y culturas a sufrir un peligro de desaparición, señaló el escritor Marcos Ybáñez, autor del libro “Los Hijos de Colón”.
“Historicidio”
Han pasado 528 años de la conquista y colonización de América y las culturas originarias siguen siendo víctimas de genocidio y un nuevo proceso civilizatorio “neocolonizador”, agresivo y violento, combinando para el mestizaje el uso de la espada (de la fuerza y la violencia para desplazar a los últimos nativos de sus territorios), la pluma (crónicas colonialistas en medios de incomunicación social, libros, la enseñanza de la historia oficial, que encubre la realidad de los pueblos originarios y niega el genocidio) y la cruz (la conquista espiritual, con la invasión religiosa de sectas fundamentalistas, tratando de suprimir sus creencias ancestrales), dijo Ybáñez.
El objetivo es adueñarse de los recursos naturales de los pueblos nativos. Hay un “historicidio”, porque pese a los cinco siglos pasados, sigue sin reconocerse en los libros de historia oficial el etnocidio contra los pueblos originarios, no hay una reparación histórica de la gran deuda que tiene Europa, específicamente España, Portugal, la Iglesia Católica. Por el contrario, hay nuevos ataques a las culturas originarias, buscando exterminarlas, para quedarse con sus territorios.
*Golpe neocolonizador en Bolivia, es un golpe a América*
Dentro del modelo de desarrollo actual, donde el capital está por encima de la vida humana, buscan no dar cabida al buen vivir de los pueblos originarios. La expansión del capital desplaza a las comunidades indígenas de sus territorios ancestrales. Es una guerra por el control de los recursos naturales, que busca hacer desaparecer la civilización nativa, las culturas originarias y lenguas. Como ejemplos podemos citar lo que pasa en Bolivia, donde la construcción de un Estado Plurinacional sufrió un golpe neocolonial. Lo mismo ocurrió en Ecuador. Se busca cortar procesos de transformación cultural.
“No fue sólo un golpe a Evo Morales, es sobre todo un golpe a nuestra América, AbyaYala”. Los blancos dominaron la vida política de Bolivia y otros países de América, desde hace más de cinco siglos, manteniendo a los pueblos indígenas en un régimen de apartheid. Esta exclusión histórica comenzó a cambiar con Morales y otros procesos de cambio, lo que generó la reacción de las oligarquias, acostumbradas a mantener como esclavos a los indígenas y campesinos.
“El mal ejemplo del que llaman “presidente indio”, que inició un proceso de descolonización y sacó a su país de la ruina, de la pobreza, la ignorancia y el subdesarrollo y lo llevó a un crecimiento del cinco % anual, fue castigado con el intento de destrucción de un modelo comunitario exitoso, con la vuelta de un Golpe de Estado militar, que combinó la espada (golpe militar), la pluma (la guerra mediática) y la cruz (la participación directa de las iglesias fundamentalistas). El pueblo boliviano resiste al golpe y apunta a recuperar el poder popular.
Los últimos guardianes de la selva, los pueblos originarios, están siendo exterminados, con sus territorios, culturas, lenguas, sin que los Gobiernos y Estados hagan algo para parar el genocidio.Los gobiernos guardan un silencio sospechoso y complicidad en el exterminio de lenguas y culturas, para destinar los territorios a la cría de vacas, las plantaciones de soja transgénica y la minería. Al desaparecer los protectores de los bosques, van despareciendo las diferentes especies, que pone en peligro la vida en el planeta.
“Los incendios en la Amazonía, el Chaco Sudamericano, y otras zonas, no fueron fenómenos meramente naturales, sino provocados,al flexibilizar sus controleslos Estados, con el objetivo de eliminar bosques, especies y la vida nativa, en connivencia con empresas extractivistas, para sustituirlos por selvas de cemento, vacas y plantaciones de soja transgénica”.
*Descolonizar la historia*
En el libro Los Hijos de Colón, Ybáñez, relata de forma descarnada, en lengua guaraní y castellano, un viaje por la otra América, llamada desde el origen de los tiempos AbyaYala, tierra de sangre vital, fecunda, madura,por el pueblo kuna de Panamá y Colombia. Se redescubre y relata desde la mirada crítica de los caciques, chamanes, lideres nativos, la otra historia no contada de América.
*Discriminación y racismo. Cinco siglos igual*
De acuerdo a la consulta por redes sociales que se hizo a diferentes sectores de la sociedad como: intelectuales, profesionales, docentes, estudiantes, gente de la calle en diversos países de América, que se incluye en el libro, sobre la mirada hacia los pueblos originarios, sus lenguas y culturas, de parte de la sociedad “blanca”, como ellos denominan a los no indígenas, muestra la discriminación y el racismo que sufren los pueblos originarios. Cinco siglos igual.

Comentarios