Manifestantes denuncian amedrentamiento policial

Militantes del Congreso Democrático del Pueblo (CDP) denunciaron que policías amedrentaron y amenazaron con sus armas a los manifestantes que se encontraban concentrados esta mañana en la intersección de las avenidas Félix Bogado y Gral. Santos, y que pretendían marchar desde ese punto hasta el centro de Asunción, informó el sitio Cigarrapy.

En este sentido repudiaron la manera en que el gobierno de Horacio Cartes y su ministro del Interior, Francisco de Vargas, violan el derecho a la manifestación, una garantía consagrada en la Constitución Nacional.

El estudiante universitario Diego Correa, quien participó de la protesta, relató que la policía de manera prepotente pretendió prohibir que se realice la marcha ocupando media calzada, además de que los efectivos no llevaban el portanombres y filmaban a los manifestantes. “Hubo una clara amenaza de represión, hubo una amenaza de que no podíamos ejercer nuestro derecho a manifestarnos”, declaró al portal.

Hoy se desarrolla la segunda jornada de la huelga general de la que participan las centrales sindicales y organizaciones aglutinadas en el CDP. Entre las reivindicaciones se cuentan el reclamo al respeto a la libertad sindical, la reducción del precio del pasaje del transporte público, que aumentó a G. 3.400 con la llegada de los buses climatizados a pesar de que fueron subsidiados por el Estado; el reajuste salarial del 25% para compensar la pérdida del poder adquisitivo, la reforma agraria integral, el impuesto a la soja y el control del uso de agrotóxicos.

Otros de los reclamos son la inversión del 7% del PIB para la educación, por más inversión en salud, plan de viviendas, jubilación digna, la solución de la amenaza ambiental del vertedero Cateura, la defensa costera para solucionar el problema de las inundaciones que sufren los bañadenses y un modelo de desarrollo inclusivo que no entregue los bienes de la nación como pretende el gobierno con la Ley de Alianza Público-Privada (APP) así como el rechazo al creciente endeudamiento con los llamados “bonos soberanos”, y la libertad de los campesinos presos por la masacre de Curuguaty.

Comentarios

Publicá tu comentario