Mañana sigue la audiencia por Curuguaty y el movimiento social pedirá anulación del proceso

Desde las 8.30 en la explanada del Palacio de Justicia de la capital distintas organizaciones sociales exigirán la nulidad del proceso fiscal-judicial y la realización de una nueva investigación.

Foto de archivo de Jorge González

A las 9 en la sala de sesiones la jueza Janine Ríos hará oídos sordos a lo que pase afuera e intentará re-encauzar la etapa final de las preliminares, luego de sortear dos recusaciones por parcialidad manifiesta, pre-opinión, odio y resentimiento.

Mañana se llega a una audiencia con ambiente deteriorado. No sólo por todos los intereses políticos y corporativos que rodean la masacre y los acontecimientos políticos que suscitó, también por las insostenibles investigación fiscal y conducción judicial de la audiencia, que reforzaron la duda y sospecha hacia la versión oficial de esta historia.

Después de casi un mes de no verse la cara, las partes se volverán a encontrar, a lo mejor será el último día de la etapa preliminar, para después pasar al juicio oral o al sobreseimiento de los acusados y acusadas. Dependerá de la jueza, que sabemos que más que presión alta, viene teniendo alta presión de algunos sectores que esperan de ella un trámite judicial final al caso. ¿Dependerá de la jueza?

Recusaciones

Cuando la opinión pública nacional e internacional pensaba que había tocado el techo del surrealismo en el caso, la jueza Ríos autorizó que el fiscal Jalil Rachid meta por la ventana del proceso seis cajas más de evidencias que había olvidado incluir en sus acusaciones contra los campesinos y campesinas.

La respuesta de los abogados de los 11 campesinos y campesinas fue recusar a la magistrada, que dolida tomó la cuestión como algo personal y acusó a los mismos de dilatar el proceso y de ser maleducados. “Yo ya esperaba eso en cualquier momento… por la forma en que ellos se comportaron con mi colega anteriormente.”, dijo Ríos ante los y las periodistas.

Cuando le confirmaron en el caso, fue recusada por segunda vez por sus declaraciones, a través de las cuales cometió pre-opinión, odio y resentimiento, fundamentaron en su escrito judicial los defensores Vicente Morales y Guillermo Ferreiro. Al final fue de vuelta confirmada.

Un solo día al mes

Coincidentemente al re-inicio del proceso, profesionales del derecho del Colegio de Abogados de la ciudad de Curuguaty se manifestaron el fin de semana contra la magistrada Janine Ríos. Dijeron que los tiempos de trabajo de la misma paralizan los procesos y afectan hasta la economía de los abogados y abogadas.

Aparte de ir sólo una vez al mes, Ríos “se vale de algunos artículos de la ley para inhibirse de las causas”, puntualizó una de las molestas manifestantes al diario Última Hora.

Conferencia de prensa

Mañana la jornada arrancará con una conferencia de prensa, no de la jueza, sino de distintas organizaciones e instituciones sociales e individualidades que pedirán que se anule el proceso judicial, por la parcialidad manifiesta, la condena de antemano de los campesinos y campesinas por parte de la fiscalía y otras irregularidades.

Esta situación no pasó desapercibida incluso para expertos jurídicos, como el ex ministro de la Corte Suprema de Justicia, Luis Lezcano Claude. “Llama mucho la atención hechos como que están procesados solamente campesinos, cuando también del otro lado estuvieron involucrados policías. De alguna manera también se les debe investigar a los policías que estuvieron en ese acontecimiento”, dijo éste durante una entrevista.

Otra situación grave denunció el abogado especialista en Derechos Humanos, Hugo Valiente, que en un artículo demostró cómo el fiscal Rachid inventó y plantó pruebas para incriminar a los campesino y campesinas.

Se trata de la evidencia M17 de la caja 9 de evidencias, una escopeta Maverick calibre 12, que no tiene vinculación siquiera con los hechos de Curuguaty. La misma fue robada a un ex militar días después de la masacre y fue depositada después detrás de una parroquia en la ciudad de Curuguaty, de donde fue encontrada por el vicario y entregada a la fiscalía local por la policía.

Sin embargo, el agente fiscal, a pesar de todas las actas policiales y hasta fiscales que demuestran esto, decidió presentarla como una de sus principales evidencias, con el agravante de que es la única arma de fuego entre las evidencias que dio positivo en la prueba de reactivos de nitritos.

Fuente: Base IS

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.